•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Con un “agresivo” mensaje a los padres y a los familiares de niños centroamericanos en Estados Unidos, el Gobierno ultima una campaña mediática en español que advierte de los peligros de la travesía y las nulas posibilidades de lograr un estatus migratorio.

La iniciativa ya había sido lanzada en julio pasado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en El Salvador, Honduras y Guatemala, con el objetivo de detener la salida de miles de menores no acompañados que están llegando en los últimos meses a la frontera sur de EE.UU. como refugiados.

“Usted está poniendo en peligro a su hijo” o “No conseguirán papeles para quedarse en el país”, son algunas de las advertencias de la CBP, que ha tenido que hacer frente a una avalancha de más de 57,000 menores que cruzaron la frontera entre octubre de 2013 y junio pasado.

Agotados y asustados

“Creí que sería fácil que mi hijo consiguiera papeles en el norte... no era cierto”, dice un cartel de publicidad de la agencia, cuyo comisionado, Gil Kerlikowske, asegura que estos niños “están llegando agotados y asustados” al país.

Francisco Portillo, presidente de la Organización Hondureña Integrada Francisco Morazán, en Miami, dijo ayer a Efe que aunque considera que la campaña en Centroamérica fue “tardía, porque el problema ya está hecho”, la iniciativa sí ha “mermado el éxodo”.

El activista hondureño precisó que la verdadera campaña en la región debe “ser contra la violencia de las maras o pandillas”.

Desmotivar inmigración

La ampliación de la campaña a Estados Unidos, cuyos detalles se conocerán el próximo miércoles en Miami, incluirá carteles de publicidad y mensajes en televisión y radio que buscan desmotivar la inmigración de niños por medio de advertencias sobre los peligros del cruce fronterizo.

El Gobierno estadounidense informó ayer que cerrará los albergues de emergencia que había establecido en bases militares en diferentes puntos del país para alojar a los menores de edad y a otros inmigrantes, porque ha disminuido el número de menores de edad que cruzan la frontera ilegalmente.

 

La campaña en el istmo debería enfocarse contra la violencia que ocasionan las maras o pandillas, dice el activista hondureño Francisco Portillo.