•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los principales diarios británicos publicaron ayer el nombre y la edad de 373 niños que murieron en la intervención israelí contra Gaza, en una página entera de publicidad sobre fondo negro comprada por Save The Children.

Titulada “En memoria de los 373 niños muertos en Gaza”, en referencia a las cifras comunicadas por Naciones Unidas y por el Ministerio palestino de Sanidad, de niños muertos entre el 8 de julio y el 3 de agosto pasado, esta página de publicidad pagada por la ONG ha sido publicada en The Guardian, el Times, el Daily Telegraph y el Independent.

“Ver el número de niños, algunos de los cuales no tenían más que unos meses, escrito en blanco sobre fondo negro, nos acerca a casa la tragedia que ha sacudido a los niños de Gaza”, según Justin Forsyth, presidente de Save The Children.

“La muerte de un niño es ya demasiado, la de 373 es una atrocidad que mancha la conciencia del mundo”, añadió.

“Que sean los últimos”

“Ayúdanos a garantizar que sean los últimos”, escribe la ONG, bajo la lista de los nombres, y llama a “un alto el fuego permanente”.

“Por el bien de los niños y de sus familias, esperamos que este alto el fuego se cumpla. Es absolutamente necesario, porque los servicios básicos en Gaza han sido totalmente destruidos y nos cuesta llegar a los niños más vulnerables víctimas de este conflicto”, declaró en otro comunicado David Hassel, de la ONG británica.

“72 horas no son suficientes para hacer frente a la magnitud de las destrucciones y de las necesidades humanitarias”, insistió.

“Necesitamos un acuerdo de paz que defienda la dignidad y la seguridad de israelíes y palestinos, y que incluya el fin del bloqueo para permitir que Gaza empiece a recuperarse”, indicó.

Vuelve la normalidad

Según el ministro palestino de Sanidad, la ofensiva ha dejado 1,875 muertos, incluidos 430 niños y adolescentes, y 243 mujeres. En el lado israelí, han muerto 64 soldados y tres civiles.

La Franja de Gaza recuperaba un semblante de normalidad ayer en el segundo día de un alto el fuego de 72 horas, pero seguía pendiente de la difícil mediación emprendida por Egipto para prolongar la tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamás.

Los gazatíes por su parte han reabierto sus mercados y sus bancos. Decenas de pescaderos han vuelto a faenar por primera vez en semanas. Los policías volvían a controlar el tráfico en la ciudad mártir de Rafah.

Algunos empezaron a arreglar sus casas y sus tiendas. Otros, cuyas viviendas fueron totalmente destrozadas, en Shujaiyea, Tuffah o Beit Hanun, seguían viviendo en refugios.