•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

Un tercer miembro del hospital de Monrovia en que trabajaba el sacerdote español Miguel Pajares, primer enfermo de ébola repatriado a Europa, murió el domingo pasado, informó ayer la orden religiosa que gestiona el centro, admitiendo una “relajación” en las medidas de seguridad.

George Combey, que vivía en Liberia desde hacía tres años, es el tercer miembro de esa orden católica fallecido a raíz de la fiebre hemorrágica del ébola, tras el director del hospital, el camerunés Patrick Nshamdze, el 2 de agosto pasado y la monja congoleña Chantal Pascaline, el reciente sábado.

Falta de precauciones

Preguntada por los motivos de esta situación y de la infección de Combay, la ONG Juan Ciudad, dependiente de la orden religiosa, reconoció que no se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias.

“Se teme que como Patrick dio negativo primero, (puede ser que) muchos se hayan relajado. Seguramente no siguieron tomando las mismas medidas tan estrictas de seguridad, de no tocarse, y todo eso porque le estuvieron atendiendo y allí se contagiaron seguramente”, explicó a la AFP la responsable de comunicación de Juan Ciudad, Adriana Castro.

“Es probable que así se contagió Pajares y posiblemente de Pajares, así el virus se extiende entre las personas que están allí”, afirma.

Según cartas publicadas por el diario español El Mundo el domingo pasado, Pajares escribió el 9 de julio a sus familiares: “Hoy hemos tenido la primera muerte por ébola en el hospital. Gran número de los que trabajamos aquí, incluido yo, hemos estado en contacto con el fallecido, aunque no tuviéramos guantes con que protegernos”.

Otra cuarentena

El Ejército liberiano puso en cuarentena la provincia de Lofa (norte) debido a la epidemia del ébola, convirtiéndose en la tercera del país que adopta esta medida, anunció ayer la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf.

Liberia pidió a EE.UU. disponer de un medicamento experimental contra el ébola.

Entre tanto, Nigeria confirmó ayer un nuevo caso de ébola en su capital financiera, Lagos, elevando así a 10 el número de personas infectadas con este virus en el país.

 

Liberia pone una tercera provincia en cuarentena, Nigeria reporta un caso más y la ONU analiza utilizar medicamento experimental contra el virus

 

La ONU analiza el uso de medicina experimental

CONTROL• La Organización Mundial de la Salud (OMS) debatió ayer a puertas cerradas con expertos sobre la ética médica de los tratamientos experimentales contra el ébola, mientras Costa de Marfil suspendió los vuelos con los países afectados.

Costa de Marfil ha ido más allá de las recomendaciones de la OMS con respecto a la fiebre hemorrágica del Ébola, que ha dejado casi 1,000 muertos en África occidental en ocho meses.

Las autoridades anunciaron ayer la suspensión de los vuelos de la compañía nacional con los países afectados por la fiebre del ébola y prohibió a otras compañías transportar pasajeros procedentes de estos países a Abiyán.

Costa de Marfil, vecina de Liberia y Guinea, donde la epidemia ha causado centenares de muertos, presenta un nivel de alerta muy alto, según las autoridades sanitarias.

Las autoridades marfileñas lamentaron a mediados de junio pasado la “relajación de la vigilancia” de la enfermedad. Hasta el momento no se han reseñado casos en el país, que a finales de marzo pasado adoptó medidas para evitar cualquier contagio.

Pese a que la semana pasada decretó una “emergencia sanitaria mundial” por el ébola, la OMS se negó a colocar en cuarentena a los países afectados –principalmente Guinea, Libera y Sierra Leona, y en menor medida Nigeria–, limitándose a pedir que se refuercen las mediadas de precaución en las fronteras.

En la sede de la OMS en Ginebra, se celebró ayer una teleconferencia con expertos centrada en las cuestiones de ética médica para definir una posición ante los llamados urgentes a utilizar medicamentos experimentales.