•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La comunidad médica internacional aprobó ayer el uso de tratamientos no homologados contra el ébola, una fiebre hemorrágica que ha matado a más de mil personas en África.

Un comité de expertos reunidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de tratamientos primero en África Occidental, el mismo día en que murió un misionero español repatriado desde Liberia.

130814 epidemia

Es la primera muerte provocada por el virus en Europa desde que se declaró el brote actual.

“Ante las circunstancias de la epidemia y bajo reserva de ciertas condiciones, el comité concluyó que es ético ofrecer tratamientos –cuya eficacia no ha sido aún demostrada y se desconocen sus efectos secundarios– como potencial tratamiento o de carácter preventivo”, explicó la OMS.

La muerte del español

Esta decisión coincide con la muerte por la fiebre del Ébola de una de las personas contagiadas, mientras se ocupaban de los enfermos.

El padre católico repatriado el jueves pasado a Madrid, procedente de Liberia, falleció ayer en la capital española, anunció una portavoz del hospital en el que estaba ingresado.

Miguel Pajares, de 75 años, “ha muerto a las 09:28” (07:28 GMT), afirmó a la AFP una portavoz del hospital La Paz-Carlos III. Murió de fiebre hemorrágica, a pesar de que estaba siendo tratado con un suero experimental.

El misionero, primer enfermo contagiado con ébola en ser repatriado a Europa, trabajaba en un hospital San José de Monrovia, Liberia, que dependía de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

El cuarto en 10 días

Es el cuarto miembro del personal de este hospital, cerrado el pasado 1 de agosto por las autoridades liberianas, que muere en 10 días tras haberse contagiado con el virus.

Entre el 7 y el 9 de agosto se han registrado 52 nuevos fallecimientos y detectado 69 nuevos casos, según la OMS.

Hubo 11 nuevos casos y seis fallecimientos en Guinea, 45 nuevos casos y 29 muertes en Liberia, ningún nuevo caso ni muerte en Nigeria y 13 nuevos casos y 17 fallecimientos en Sierra Leona.

El personal sanitario está en primera línea: siete médicos y un enfermero chino que habían tratado a pacientes de ébola han sido “puestos en cuarentena” en las dos últimas semanas en Sierra Leona, anunció el embajador de China en Freetown, Zhao Yanbo.

Liberia anunció que ponía en cuarentena la provincia de Lofa (norte), la tercera afectada por esta medida excepcional, y Japón decidió evacuar a sus 25 cooperantes que trabajan en Guinea, Liberia y Sierra Leona. En Ruanda, las pruebas permitieron determinar que un estudiante alemán que venía de pasar unos días en Liberia y presentaba síntomas de fiebre hemorrágica, no estaba contagiado con el ébola.

 

El misionero español que estaba internado con ébola en un hospital de Madrid, falleció ayer, con lo que suman 1,014 los muertos por la epidemia que afecta a África Occidental

 

La OMS pone condiciones para el empleo del medicamento

CUIDADO• El comité de la OMS condicionó el empleo de los tratamientos no homologados a una “transparencia absoluta en cuanto a los cuidados, a un consentimiento informado, a la libertad de elección, a la confidencialidad, al respeto de las personas y la preservación de la dignidad y la implicación de las comunidades”.

También estableció “la obligación moral de recoger y compartir la información sobre seguridad y eficacia de estas intervenciones”, que deben ser objeto de una evaluación constante.

El número de muertos por el virus del Ébola superó el millar, con 1,013 fallecimientos y 1,848 casos registrados (confirmados, sospechosos y probables) en Guinea, Sierra Leona y Liberia, y en menor medida Nigeria, según el último balance de la OMS del lunes pasado. Esto no incluye la muerte del misionero español.

Por ahora, no hay ninguna cura ni vacuna contra el ébola, que se contagia por contacto directo con la sangre y los líquidos biológicos de personas o animales infectados.

Antes incluso del anuncio de la su visto verde por parte de la OMS, Estados Unidos prometió el envío a Liberia, uno de los países más afectados por la epidemia, del suero experimental, disponible en muy pocas cantidades, para tratar a los médicos liberianos actualmente infectados.