•   Santos, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato socialista a la Presidencia de Brasil, Eduardo Campos, murió ayer a los 49 años de edad, al estrellarse el jet en el que viajaba hacia la ciudad portuaria de Santos (Sao Paulo, sureste). Esta es una tragedia que altera el escenario político para los comicios de octubre próximo.

140814 candidato

El candidato, tercero en las encuestas para las elecciones del 5 de octubre y compañero de fórmula de la ecologista Marina Silva, viajaba a bordo del jet Cessna 560XL que cayó sobre un gimnasio y viviendas de Santos, a 75 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo.

“A los 49 años recién cumplidos, Eduardo Campos vivía el auge de una brillante carrera política (...) Perdimos a Eduardo Campos cuando Brasil más precisaba de su patriotismo, de su desprendimiento, su valentía y su competencia”, dijo el Partido Socialista de Brasil (PSB) en un comunicado oficial.

“Es Brasil quien pierde”

“No es solo Pernambuco que pierde a su líder; no es solo el PSB que pierde a su líder. Es Brasil quien pierde a un joven y promisorio estadista”, añadió.

La presidenta brasileña y rival de Campos en las elecciones, Dilma Rousseff, decretó luto oficial de tres días y suspendió sus actividades de campaña electoral por el mismo período.

“Brasil entero está de luto, perdimos hoy (ayer) a un gran brasileño, Eduardo Campos; perdimos a un gran compañero”, dijo Rousseff en una nota oficial.

“Fue un padre y marido ejemplar (...) estoy tristísima”, agregó Rousseff sobre Campos, que estaba casado y tenía cinco hijos, incluido un menor de seis meses.

Viajaba con 6 personas

Además de Campos, exgobernador de Pernambuco (noreste), otras seis personas estaban a bordo del jet ejecutivo y ninguna sobrevivió, indicó la Fuerza Aérea brasileña, citada por la televisión Globo. Según su partido, lo acompañaban asesores, un fotógrafo y un videasta. Marina Silva no estaba a bordo del avión.

La aeronave había despegado del aeropuerto Santos Dumont en Río de Janeiro, con destino al aeropuerto de Guarujá (litoral de Sao Paulo), precisó en un comunicado Pedro Luís Farcic, jefe del centro de comunicación de la Aeronáutica brasileña.

“Cuando se preparaba para aterrizar, el avión cayó debido al mal tiempo. Enseguida, el control de tráfico aéreo perdió contacto con la aeronave”, explicó.

En el lugar del accidente, en una poblada área de la ciudad portuaria de Santos, se veía el jet destrozado en medio de escombros en llamas, de donde se elevaba una columna de humo, constató un fotógrafo de la AFP. Varias casas estaban en llamas.