elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Centroamérica pretende convertirse en la primera subregión del mundo comprometida con la erradicación de las municiones de racimo, como un paso para extender los compromisos a toda América Latina, dijeron el lunes diplomáticos costarricenses.

El canciller de Costa Rica, Manuel González, dijo a periodistas que solo falta que Belice adhiera a la Convención sobre Municiones en Racimo, de 2008, para incluir a todo el istmo.

"Lo único que falta es que Belice lo ratifique. Me han confirmado que falta una cuestión interna, sus trámites parlamentarios normales. La voluntad de parte de ellos existe, y con ello podremos declarar a América Central como la primera subregión del mundo libre de estas armas", manifestó González.

El diplomático abordó el tema durante un seminario sobre la convención, realizado antes de la quinta reunión de estados parte de la Convención sobre Municiones en Racimo, que se celebrará en San José del 1º al 5 de setiembre.

destructiva

La convención prohíbe la producción, uso, transferencia y almacenamiento de municiones en racimo, un tipo de bomba que al hacer impacto, lanza decenas de pequeñas bombas a una extensión que puede alcanzar el tamaño de un campo de fútbol, lo que multiplica su poder destructivo.

La convención ha sido firmada por 113 países, de los cuales 88 ya lo ratificaron en sus congresos.

El activista mexicano Héctor Guerra, de la Coalición Contra Municiones en Racimo, dijo que tales armas están en uso actualmente en Sudán del Sur, Ucrania y Siria.

La diplomática costarricense Marcela Zamora, comentó que se pretende extender la ratificación del tratado a toda América Latina, y algunos países han expresado la voluntad de hacerlo, como Colombia, Paraguay, Haití, Belice y Surinam.

"Queremos extenderlo a toda América Latina siguiendo el modelo del Tratado de Tlatelolco", de 1967, que proscribe las armas nucleares en la región.

El también diplomático Carlos Cordero detalló el caso de Cuba, que apoya el tratado pero no lo ha firmado porque mantiene el principio de no adherir a pactos fuera de la ONU, como es el caso del tratado contra municiones en racimo.

Otros dos países, Argentina y Brasil, tienen una posición menos flexible. En el caso argentino, el país no quiere renunciar a opciones de defensa mientras persista su disputa con Gran Bretaña por las Islas Malvinas, mientras que Brasil se opone por su condición de productor y exportador de armas, según Cordero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus