•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, señaló hoy que "no hay excusa" para los "excesos" policiales ni el "vandalismo" en Ferguson (Misuri), y anunció que el fiscal general, Eric Holder, viajará el miércoles a la localidad escenario de disturbios tras la muerte de un joven afroamericano.

"No hay excusas para el uso excesivo de la fuerza por la policía (...) La mayoría de las protestas son pacíficas, pero hay una minoría que no lo son", indicó el mandatario.

Obama comentaba así la situación en Ferguson, donde se han reproducido los disturbios y enfrentamientos con la policía tras la muerte de Michael Brown, de 18 años, por los disparos de un agente, lo que ha llevado a enviar a la Guardia Nacional para controlar la situación en esa pequeña ciudad a las afueras de San Luis (Misuri).

En una breve rueda de prensa en la Casa Blanca, el presidente subrayó que "tenía que ser muy cuidadoso para no prejuzgar" lo ocurrido antes de que concluya la investigación en marcha.

"Aunque entiendo las pasiones y el enfado que genera la muerte de Brown, dejarse llevar por ese enfado para saquear y llevar pistolas, incluso atacar a la policía, solo sirve para aumentar las tensiones y agitar el caos, socavando, más que avanzando, la justicia", agregó Obama en una comparecencia no prevista ante la prensa en su agenda.

Una vez más, el presidente volvió a insistir en la importancia de "construir y no destruir, escuchar y no solo gritar".

No obstante, reconoció que "en muchas comunidades del país existe un espacio de desconfianza entre los residentes y la policía (...) muchos jóvenes de color quedan atrás y son solo vistos como elementos de miedo".

Por último, se mostró abierto a revisar el proceso de militarización de las fuerzas policiales en EE.UU. en los últimos años para asegurar que "las diferencias" entre las fuerzas armadas y las agencias policiales "no queden diluidas".

Obama indicó que Holder viajará el miércoles para reunirse con los agentes federales que están llevando a cabo la investigación criminal sobre el terreno, y también con líderes de la comunidad.

Brown fue abatido el pasado 9 de agosto por un policía local y el informe preliminar de la autopsia privada encargada por la familia reveló hoy que había recibido al menos "seis disparos, dos de ellos en la cabeza".