•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, realizó hoy una visita a Ferguson (Misuri), que espera ayude a calmar las tensiones desatadas en las calles por la muerte de un joven negro que fue tiroteado por un policía blanco.

Holder se desplazó a este suburbio del norte de San Luis para reunirse con líderes comunitarios, agentes del FBI y personal del Departamento de Justicia y según adelantó CNN lo hará también con los padres del joven Michael Brown.

Antes de mantener una reunión informativa con agentes del FBI, Holder aseguró que el Departamento de Estado ha destinado un equipo de fiscales y agentes "con mucha experiencia" para realizar una investigación federal y dijo que espera que su visita "tenga una influencia calmante en el área".

"Estamos buscando a posibles violaciones de las leyes federales de derechos civiles", dijo el fiscal general, que prometió que se hará una investigación "exhaustiva y justa" para determinar qué sucedió.

Brown, de 18 años, murió el pasado 9 de agosto por disparos de un policía en circunstancias aún por esclarecer y con versiones contradictorias de la Policía y los testigos.

Holder llegó a Ferguson tras una noche en la que los enfrentamientos con la policía, que vienen repitiéndose desde entonces, acabaron con 47 arrestos.

El fiscal general tuvo un encuentro con estudiantes en la escuela universitaria St. Louis de Florissant Valley, en Ferguson, antes de entrevistarse con líderes de la sociedad civil.

Entre el grupo de estudiantes se encontraba Molyrik Welch, de 27 años, cuyo hermano murió en un incidente con la policía de Ferguson en 2011.

Welch contó que Jason Moore, de 31 años, murió de un paro cardiaco después de que dos agentes supuestamente le dispararan con una pistola paralizadora.

Holder "prometió que las cosas van a cambiar", aseguró la estudiante.

Bri Ehsan, un estudiante de leyes de 25 años, señaló que la muerte de Brown y los disturbios posteriores han sido una "experiencia triste".

"Queremos ser parte de este cambio", dijo Ehsan, "esta es la clase de cosas que no deberían pasar aquí", agregó.

Se reunió con miembros de la comunidad

Posteriormente participó en una reunión a puerta cerrada, organizada por el Servicio de Relaciones con la Comunidad (CRS) del Departamento de Justicia, en la que participaron 50 miembros de la comunidad de Ferguson, según la oficina del fiscal general.

Holder, que dialogó durante 15 minutos con el grupo y respondió a sus preguntas, dijo que quiere iniciar un diálogo pero "necesitamos acciones concretas" porque lo sucedido tiene un trasfondo que "hierve a fuego lento" en Ferguson y otras comunidades del país.

"Los ojos de la nación y el mundo están viendo Ferguson en estos momentos. El mundo está observando, porque las cuestiones planteadas por los disparos a Michael Brown son anteriores a este incidente", dijo Holder ante los líderes, a los que dijo entender "la falta de confianza".

"Yo soy el fiscal general de EE.UU. pero también soy un hombre negro", dijo Holder, que recordó haberse sentido humillado por la policía de carreteras y cuando siendo fiscal iba a un cine con su primo por el barrio de clase alta de Georgetown, en Washington, y unos agentes les preguntaron dónde iban.

Holder aseguró que "el cambio es posible" porque "el mismo chico que fue parado en las autopistas de Nueva Jersey es ahora el fiscal general de EE.UU." pero esto no sucede de un día para otro, así que "empecemos aquí, empecemos a trabajar hoy".

La oficina del condado de San Luis presentará las evidencias recabadas sobre el incidente a un jurado de investigación, que decidirá si hay caso contra el policía Darren Wilson, quien ha sido retirado temporalmente del cuerpo de Policía.