elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unos 87 hondureños menores de 23 años murieron de manera violenta en el país en julio pasado, con lo que la cifra de jóvenes asesinados en los primeros siete meses de 2014 llegó a 627, informó hoy la organización humanitaria Casa Alianza.

Del total de jóvenes muertos el mes anterior, el 78,2 % (68) correspondieron a hombres, en tanto que el 21,8 % (19) a mujeres, indicó Casa Alianza en el "Informe mensual de la situación de Derechos de los niños, niñas y jóvenes de Honduras".

La organización humanitaria, que dirige el hondureño José Ruela, indicó que el 70 % de esas 87 muertes violentas registradas en julio tenían entre 18 y 23 años, mientras que el 30 % eran menores de 17 años.

Ruela indicó este miércoles a los periodistas que en Honduras se debe "mejorar el acceso a la Justicia" y alertó de que de los casos de jóvenes asesinados en el país el 90 % están impunes.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, con apoyo de la Unión Europea y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), anunció el martes un programa por más de 40 millones de dólares orientado a promover una Justicia eficaz y combatir la impunidad en el país.

El programa, denominado "Promoviendo una Justicia Rápida y Accesible en Honduras (EUROJUSTICIA)", contribuirá a crear o fortalecer unidades especiales de la Fiscalía hondureña, equipar los servicios de Medicina Forense y centros integrados y capacitar a los operadores de Justicia, indicó la AECID en un comunicado.

Regiones del norte con mayores índices de asesinatos

También apoyará el fortalecimiento institucional para juzgados de flagrancia en materia penal, juzgados móviles, de ejecución penal, defensa pública, auditoría penitenciaria, inspectoría de tribunales, administración del recurso humano y planificación estratégica, según la nota.

La investigación de Casa Alianza destacó también que los departamentos de Cortés y Francisco Morazán, en el norte y centro de Honduras, son las dos regiones que en el último mes registraron los índices más altos de asesinatos de jóvenes.

En Francisco Morazán murieron 35 jóvenes y en Cortés 30, según el documento.

Además, subrayó que el 67 % de las víctimas fueron asesinadas con armas de fuego, el 14,9 % asfixiadas, el 2,2 % con arma blanca y el restante 15,9 % de otras formas que no precisó.

"Se evidencia un incremento de casos en los cuales se encuentran los cuerpos con señales de tortura previa a la ejecución, dentro de sacos, bolsas plásticas, amarrados con sogas o envueltos en sábanas y las víctimas son estranguladas hasta la muerte", enfatizó el informe.

Según Casa Alianza, unos 9.641 jóvenes menores de 23 años fueron asesinados en el país centroamericano entre febrero de 1998 y julio pasado.

Honduras vive una ola de violencia y delincuencia común que deja alrededor de quince muertos diarios, lo que hace figurar al país como uno de los más violentos del mundo, según cifras oficiales.