•   Monrovia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Liberia inició este miércoles un toque de queda frente al avance de la epidemia del ébola en África occidental, que provoca una psicosis creciente en el mundo a pesar de que no se han confirmado casos fuera del continente.

El coordinador de la ONU para el ébola, el doctor inglés David Nabarro, viajará en la noche del miércoles para visitar los países afectados: Liberia, donde espera movilizar los 7,500 “cascos azules” para luchar contra la enfermedad, Sierra Leona, Guinea y Nigeria.

En Monrovia, la capital de Liberia, los 75,000 habitantes del barrio periférico de West Point se despertaron rodeados por un cordón de agentes militares y policiales fuertemente armados, después de que se decidiera durante la noche poner en cuarentena al barrio, al igual que sucedió con Dolo Town, más al sur.

La población de West Point reaccionó lanzando piedras y gritos de cólera contra la presidenta liberiana, Ellen Johnson Sirleaf.

“Es inhumano”

“Lo que hace esta señora es inhumano. No pueden encerrarnos de repente sin avisarnos, ¿cómo van a comer nuestros hijos?”, dijo a la AFP por teléfono un residente, Patrick Wesseh.

El asalto por un grupo de jóvenes durante el fin de semana de un centro de aislamiento para enfermos de ébola en West Point, seguido de la fuga de sus 17 pacientes, aumentó el riesgo de nuevos contagios.

En un discurso radiotelevisado el martes por la noche, Sirleaf decretó a partir de este miércoles “un toque de queda desde las 21:00 hasta 6:00 de la mañana (locales y GMT)” y ordenó “el cierre de todos los centros de ocio y de todos los videoclubes a partir de las 18:00”.

Desde el inicio de la epidemia en marzo pasado, esta fiebre hemorrágica muy contagiosa ha causado 1,350 muertes de más de 2,240 casos (confirmados, sospechosos o probables).

Más muertos

Desde este último balance de la Organización Mundial de la Salud, OMS, del 16 de agosto, una quinta persona falleció en Nigeria, un médico que atendió al primer enfermo de ébola en ese país, un pasajero llegado de Liberia, anunció el ministro de Sanidad, Onyebuchi Chukwu.

El coordinador de la ONU indicó que viajará la noche del miércoles a Dakar y luego a Monrovia, Freetown, Conakry y Abuja, acompañado de Keiji Fukuda, un responsable de la OMS, con el fin de “revitalizar el sector de la salud” en esos países.

En el continente, las medidas de precaución se multiplican y contribuyen a un aislamiento creciente de los países afectados.

Vuelos suspendidos

Solo tres aerolíneas internacionales —Royal Air Maroc, Brussels Airlines y Air France— mantienen vuelos con Sierra Leona, según el director general de la aviación civil del país, Abubakarr Kamara.

En Air France, personal navegante “declinó efectuar su misión” para viajar a Guinea, Sierra Leona y Nigeria, pero los vuelos se mantuvieron, indicó un portavoz de la compañía francesa.

La aerolínea Ceiba Intercontinental de Guinea Ecuatorial suspendió “hasta nueva orden” todos sus vuelos hacia África occidental.

Costa de Marfil anunció por su parte la suspensión “hasta nueva orden” de la organización de competiciones deportivas internacionales en el país.

Más alertas

En el resto del mundo se sucedían las alertas por posibles nuevos casos, aunque por el momento no se han confirmado contagios fuera del continente africano.

En Estados Unidos, un paciente que podría haber estado expuesto al virus del ébola fue aislado en el hospital Kaiser Permanente de Sacramento, en California.

En Asia, un birmano de 22 años que volvía de Guinea y de Liberia fue ingresado el martes a su llegada al aeropuerto de Rangún, mientras que en Vietnam pusieron en aislamiento a dos nigerianos que habían llegado con fiebre alta el lunes por la tarde de Catar.

En Europa se desmintieron dos alertas originadas el martes: un habitante del País Vasco español que regresó de Sierra Leona resultó tener paludismo, al igual que una africana cuyos síntomas provocaron el cierre de una agencia para el empleo en Berlín, según las autoridades.

 

7 MIL 500 cascos azules movilizará la ONU a los países afectados.

 

9 HORAS de toque de queda están implementando en Liberia.

 

"Lo que hace esta señora (la presidenta de Liberia) es inhumano. No pueden encerrarnos de repente sin avisarnos, ¿cómo van a comer nuestros hijos?".

Patrick Wesseh,  residente del barrio West Point.