• |
  • |
  • END

El número dos de Al Qaida, Ayman Zawahiri, trató al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, de “esclavo doméstico” al servicio de los blancos, en un mensaje difundido ayer miércoles por internet.

En su primera intervención desde las presidenciales estadounidenses celebradas a principios de este mes, el número dos de Osama Bin Laden, citado por el centro estadounidense de vigilancia de portales islamistas (SITE), denuncia igualmente el envío de refuerzos estadounidenses a Afganistán, prometidos por el próximo mandatario.

La grabación titulada “La partida de Bush y la llegada de Obama” califica a quien será el primer presidente negro de la historia, y a otros afroamericanos que ocupan puestos importantes en Estados Unidos, de “esclavos negros domésticos”, como los que vivían en la casa de sus amos blancos y gozaban de privilegios.

“Lo que Malcom X decía sobre los esclavos empleados de hogar se les aplica a ustedes y a gente como ustedes”, dijo Zawahiri mencionando al ex secretario de Estado Colin Powell y a su sucesora Condoleezza Rice. El mensaje presenta una foto de Malcom X, un activista negro musulmán norteamericano que fue asesinado en 1965.

“Ustedes representan lo contrario de los negros norteamericanos honorables como Malcom X”, añade Zawahiri, mientras se escucha de fondo un discurso del activista estadounidense sobre los derechos humanos y la igualdad.

“Enemigo del Islam y de musulmanes”
El mensaje también está ilustrado con un retrato de Zawahiri en el que se le ve con un turbante blanco al lado de una fotografía de Obama rezando ante el Muro de las Lamentaciones en una visita que hizo este año antes de su elección.

El brazo derecho de Bin Laden reprocha al futuro presidente de Estados Unidos de “haber elegido ser un enemigo del Islam y de los musulmanes”, declarando que la comunidad musulmana “había reaccionado con resentimiento” a la promesa de Obama de apoyar a Israel.

“Usted ha decidido sumarse a las filas de los enemigos de los musulmanes y rezar la oración de los judíos, aunque usted afirma que su madre era cristiana”, dijo.

El equipo de transición del presidente electo no quiso comentar esas declaraciones, pero el departamento de Estado declaró que “sólo son comentarios abyectos de un terrorista”. “Si alguien necesitaba establecer la diferencia entre los valores democráticos de Occidente y Estados Unidos y los valores de los terroristas, no es necesario ir mucho más lejos”, dijo el portavoz Sean McCormack.

Política militar condenada al fracaso
Sobre la guerra en Afganistán, un problema al que Obama quiere darle toda la prioridad, el número dos de Al Qaida advirtió: “Lo que usted anunció, que va a retirar los solados (estadounidenses) de Irak para (enviarlos) a Afganistán es una política condenada al fracaso”.

“Si usted se sigue empecinando en el fracaso estadounidense en Afganistán, recuerde la suerte del (presidente estadounidense George W.) Bush, del (ex presidente) Pervez Musharraf, y la de los soviéticos y británicos antes que ellos” en Afganistán.

“Tenga cuidado, los perros (errantes) de Afganistán han probado ya la carne de vuestros soldados, entonces sigan mandándolos por miles”, dijo, añadiendo que Obama va a “heredar un pasado muy cargado de fracasos”.

Unos 150,000 militares estadounidenses se encuentran aún en Irak, frente a los 32,000 en Afganistán, donde los enfrentamientos con los insurgentes se han intensificado.

Al comentar la elección del 4 de noviembre, Zawahiri estima que “al votar Obama, el pueblo estadounidense ha manifestado su miedo contra la suerte que podría acarrearles políticas como las de Bush. “Decidieron apoyar a quien llamaba a una retirada de Irak”, dijo.