• |
  • |
  • END

La situación se hizo más tensa ayer miércoles en las costas de Somalia, después de que los secuestradores del petrolero saudí pidieron un rescate y un buque de guerra indio atacó a un barco de piratas, lo que no impidió a éstos capturar tres barcos más.

La fragata india “INS Tabar”, uno de los buques de guerra que protegen la zona, destruyó uno de los principales barcos de los piratas en la noche del martes tras haber sido blanco de sus disparos, afirmó el portavoz de la marina india Nirad Sinha.

India es uno de los numerosos países que ha enviado barcos de guerra a las costas somalíes para tratar de frenar el espectacular aumento de actos de piratería.

“Por lo que se ve en las fotografías, el barco pirata quedó completamente destruido”, afirmó por su parte un alto oficial indio que pidió el anonimato.

Se trata de una “barco-nodriza” que transporta lanchas rápidas que utilizan los piratas para sus ataques.

Éste es el mayor golpe asestado hasta ahora a los piratas, y la primera vez que se destruye uno de sus principales buques. Según fuentes marítimas de la región, es uno de los dos barcos de este tipo de que disponían los piratas: uno en el golfo de Adén y otro en el Índico, lo que les permitía abarcar un gran radio de acción.

Se desconoce monto del rescate
Mientras tanto, en una zona situada más al sur, los piratas que capturaron el fin de semana al súper petrolero saudí “Sirius Star” --cargado con dos millones de barriles de crudo por valor de 100 millones de dólares-- reclamaron un rescate para liberarlo, aunque se desconoce el monto exigido.

“Hay negociadores a bordo del barco y en tierra. Cuando hayan dado su acuerdo al rescate, éste será enviado en efectivo al petrolero”, declaró en la televisión qatarí Al Yazira un hombre presentado como uno de los autores del secuestro e identificado como Farah Abd Jamej.

El ministro saudita de Relaciones Exteriores, el príncipe Saud Al-Faysal, confirmó las negociaciones.

“Sé que los propietarios del súper petrolero están negociando. Nosotros no negociamos con terroristas ni con secuestradores. Pero los propietarios del petrolero son en última instancia los árbitros de lo que ocurre allá”, declaró.

La compañía operadora del petrolero, Vela International Marine Ltd, afirmó que la seguridad de la tripulación --dos británicos, dos polacos, un croata, un saudí y 19 filipinos-- es su principal prioridad.

Birtánicos dicen que es una “plaga”

El ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, que reclamó la liberación inmediata de la tripulación, calificó la piratería de “plaga” que representa “una amenaza para el comercio y la estabilidad”.

Al mismo tiempo, grupos marítimos internacionales informaron de tres nuevos secuestros frente a las costas de Somalia: un pesquero tailandés, un carguero matriculado en Hong Kong y un barco griego, según Andrew Mwangura, responsable keniano de un programa internacional de asistencia a los marineros.

Los piratas, a su vez, habrían liberado ayer miércoles otro barco con bandera de Hong Kong, el “MV Great Creation” y a sus 25 tripulantes, capturados hace dos meses.

Según la Oficina Marítima Internacional (IMB, por sus siglas en inglés), desde el pasado enero, los piratas atacaron a 94 barcos frente a las costas de Somalia y en el Golfo de Adén. De ellos, 38 fueron secuestrados, 17 de los cuales siguen en manos de los piratas con un total de 250 tripulantes a bordo.

Situación incontrolable
“La situación se ha vuelto incontrolable”, reconoció a la AFP Noel Choong, director del Centro de Observación de la Piratería de IMB, quien advirtió que los ataques continuarán si la ONU y la comunidad internacional no toman medidas.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Estados Unidos y varios países europeos han enviado buques a la región en un intento infructífero de impedir la piratería.