•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, presentó este miércoles un plan en siete puntos para solucionar el conflicto en el este de Ucrania, que incluye el fin de las operaciones militares del ejército ucraniano y de los separatistas prorrusos, y un intercambio de prisioneros.

"He bosquejado algunas reflexiones, un plan de acción" sobre la resolución del conflicto ucraniano, dijo Putin en declaraciones recogidas por la cadena de televisión Rossia 24 durante una visita a Mongolia. Putin precisó que primero que todo hay que "poner fin a las operaciones ofensivas en curso" en las regiones de Donetsk y Lugansk (este).

El mandatario ruso presentó un plan en siete puntos para solucionar la crisis en el este de Ucrania, que incluye el fin de las operaciones militares del ejército ucraniano y de los separatistas prorrusos, y un intercambio de prisioneros.

Putin aclaró así la posición de Moscú, después de una serie de declaraciones contradictorias de la presidencia ucraniana y el Kremlin.

En un primer momento, la oficina de Poroshenko anunció que éste había acordado con el presidente ruso un alto el fuego duradero en el este de Ucrania.

Poco después el Kremlin se desmarcó de esta versión, diciendo que Rusia no ha negociado ningún acuerdo, porque no es parte del conflicto armado en curso desde abril entre el ejército ucraniano y los secesionistas.

"Putin y Poroshenko han hablado en efecto de los pasos que conducirían a un alto el fuego entre los rebeldes y las tropas ucranianas. Pero en principio Rusia no puede acordar un alto el fuego, ya que no participa en el conflicto", había dicho el portavoz Dimitri Peskov.

Tras esto, la presidencia ucraniana matizó sus afirmaciones en un nuevo comunicado, indicando que en la conversación telefónica, Poroshenko y Putin alcanzaron "un acuerdo sobre el régimen de alto el fuego en el Donbass (región del este ucraniano donde se dirime el conflicto)".

"Las partes alcanzaron un entendimiento sobre los pasos que facilitarán la paz", añadió ese segundo comunicado.

Rusia no ha dejado de desmentir su implicación en la crisis ucraniana, pese a las acusaciones de los países occidentales y de la OTAN, que afirmó que Moscú desplegó armamento y más de 1,000 soldados en el país vecino.

"Si Rusia está efectivamente (...) dispuesta a encontrar un acuerdo político, es una cosa que queremos con todas nuestras fuerzas", dijo el presidente norteamericano Barack Obama tras este cruce de declaraciones. "Pero eso implica respetar las normas internacionales, y no es lo que hemos visto en Ucrania", agregó.