•   KIRKUK  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) han secuestrado a decenas de personas en una aldea del norte de Irak, cuyos habitantes habían quemado una bandera del grupo e incendiado una de sus posiciones militares, anunciaron la policía y testigos.

Los yihadistas volvieron este jueves al pueblo de Tal Ali, en la provincia de Kirkuk, del que se habían retirado la víspera, y secuestraron a unos 50 habitantes, precisaron estas fuentes.

No es la primera vez que el EI realiza secuestros masivos en Irak, donde se ha apoderado de extensos territorios durante una ofensiva fulgurante lanzada el 9 de junio al norte de Bagdad.

Limpieza étnica

Amnistía Internacional acusó el martes a este grupo de haber secuestrado a miles de personas en pueblos del norte del país, donde vivían numerosos miembros de minorías como yazidíes y cristianos. La ONG de defensa de los derechos humanos también acusó a los yihadistas de llevar a cabo “una campaña sistemática de limpieza étnica” y ejecuciones masivas contra estas minorías.

Entre tanto, al menos 15 personas murieron ayer y otras 47 resultaron heridas en dos explosiones con coches bomba en Bagdad, informó a Efe una fuente de la policía iraquí.

El primer atentado causó la muerte a nueve personas y heridas a otras 35, después de que un suicida hiciera explotar el vehículo en el que viajaba en un control policial en el distrito de Kadhamiya, en el norte de Bagdad.

Las fuerzas militares estadounidenses atacaron de nuevo las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico, EI, en el norte de Irak con tres bombardeos entre el miércoles y el jueves en las proximidades de la presa de Mosul, informó el Mando Central del Pentágono.