•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

“¡Cuidado con las maras!”, le advirtió el papa Francisco al joven estudiante salvadoreño Gerardo Ernesto Mancía, quien lo escuchó este jueves en una videoconferencia desde un barrio de Soyapango, en la periferia de San Salvador, que controla una violenta pandilla.

“Quiero agradecerle desde El Salvador por estar aquí en la escuela de La Campanera y en toda Latinoamérica”, fueron las primeras palabras que le dijo a Francisco el joven de 15 años, a quien acompañaron una treintena de estudiantes que emocionados vieron y escucharon al papa argentino en una computadora portátil.

El prelado agradeció el saludo de Gerardo y lo animó a estudiar, a hacer deporte y a empaparse de cultura para abrirse espacio en la vida, pero luego le advirtió: “¡Cuidado con las maras!”.

El Salvador vive una ola de violencia causada principalmente por las pandillas juveniles conocidas como maras. Del 1 de enero al 6 de julio de este año, el país registró 1,910 homicidios, en su mayoría atribuidos a esas bandas, según fuentes oficiales.

Estar alertas

“Así como existen puentes que los unen a ustedes, también existen comunicaciones para destruirlos. Estén bien alertas cuando hay grupos que buscan la destrucción, que buscan la guerra, que no saben trabajar en equipo”, le señaló el papa Francisco al adolescente, que muy atento asintió mientras apretaba un micrófono en la mano.

El papa lo animó a que, junto a sus compañeros de escuela y en su comunidad, trabaje en equipo para aprender.

“Trabajen fuerte, y sé que lo están haciendo bien y muy bien apoyados, el Ministerio de Educación sé que los apoya. Sigan adelante por este camino de trabajar en equipo y defenderse de aquellos que quieren atomizarlos y quitarles esa fuerza del grupo”, concluyó Francisco en su mensaje, que duró minuto y medio.

Tras la conversación, Gerardo, de aspecto infantil por su baja estatura y cuerpo delgado, muy emocionado, nada más alcanzó a decirle “gracias” e inmediatamente sus compañeros aplaudieron.

Cobro de peaje

Mientras Gerardo hablaba con el papa, en la única calle de acceso a esa colonia, varios pandilleros detenían a los vehículos que ingresaban al lugar para exigirles el pago de una especie de peaje, mientras otros observaban los movimientos de las personas.

Gerardo, que ha crecido en el lugar, pudo hablar con Francisco gracias a sus buenas notas y a que es parte de un programa de la Fundación Fútbol Forever, dirigida por el argentino Alejandro Guttman, quien recientemente se reunió con el papa para explicarle la iniciativa.