•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El expresidente de El Salvador Francisco Flores, acusado de presuntos delitos de corrupción en el manejo de millonarias donaciones de Taiwán, se convirtió ayer en el primer exmandatario del país en ser arrestado tras entregarse.

Flores gobernó este país centroamericano entre 1999 y 2004 bajo la bandera del actual partido opositor, Alianza Republicana Nacionalista, Arena; se le acusa de haberse apropiado supuestamente unos US$15 millones donados por Taiwán durante su administración.

En una audiencia especial el juez Levis Italmir Orellana Campos, del Juzgado Primero de Instrucción de San Salvador, dictó ayer “arresto domiciliar” contra Flores, que por la mañana se entregó a la justicia salvadoreña luego de más de tres meses prófugo, dijo a Acan-Efe un portavoz de los juzgados salvadoreños.

Tras esa resolución sin precedente, ya que Flores es el primer exmandatario salvadoreño procesado legalmente y con arresto domiciliario, el expresidente salió del juzgado rodeado por policías y decenas de periodista, a quienes aseguró, sin dar más detalles: “Me he presentado de forma voluntaria por respeto a la ley”.

Luego fue trasladado en una patrulla de la Policía rumbo a su casa en San Salvador, donde permanecerá con custodia policial.

FLORES ADMITIÓ ILÍCITO

Esta “no debe ser la justicia que debe de haber en nuestro país, ya teníamos las condiciones listas en la Policía para que (...) Flores viniera para acá”, dijo en conferencia de prensa el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara.

Lara lamentó que Flores, “quien tiene en sus espaldas más de US$70 millones” y que supuestamente se apropió durante su mandato, lo mandan a su casa, cuando hay otras personas acusadas por delitos menores que tienen que esperar dentro de una prisión su sentencia definitiva.

Una comisión legislativa que investiga su caso señaló en su informe, del 25 de febrero pasado, que Flores se habría apropiado de unos 70 millones de dólares de Taiwán, aunque la Fiscalía solo lo acusó el 30 de abril pasado de peculado y enriquecimiento ilícito por 15 millones de dólares, recibidos como una ayuda de Taiwán a su gobierno.

Una de las abogadas querellantes del caso, Bertha de León, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho, Fespad, dijo a periodistas que apelarán la decisión del juez, junto a la Fiscalía General de la República, pues el caso tenía todos los elementos para que Flores fuera detenido en una bartolina o cárcel del país.

Flores estaba prófugo de la justicia desde el pasado 6 de mayo, cuando un tribunal de justicia ordenó su captura, aunque su paradero se desconocía desde enero.

Ese dinero “simple y sencillamente lo recibí de parte de una persona que era el presidente de Taiwán (Chen Shui-bian) y me los entregaba a mí”, admitió Flores y reveló que solo en ayuda por los terremotos de 2001 fueron “unos 15 o 20 millones” de dólares.

Pero esos fondos no fueron “para ninguna cuenta pública, no los recibí adentro de ningún convenio de cooperación”, reconoció Flores, cuya declaración fue considerada por el exmandatario Mauricio Funes y sectores políticos como una “confesión extrajudicial”.

 

“Flores no ingresó por ninguna frontera legalmente autorizada, ni terrestre, ni marítima, ni aérea. No sabemos si estaba o no en el país”.

Héctor Antonio Rodríguez, director de Migración y Extranjería.