•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, dio marcha atrás en su intención de tomar medidas ejecutivas sobre la reforma migratoria antes del final del verano, y anunció que las retrasará hasta después de las elecciones legislativas de noviembre.

“Debido a la extrema politización de este asunto, el presidente cree que sería dañino para la propia medida y para las perspectivas a largo plazo de una reforma migratoria integral, anunciar una acción ejecutiva antes de las elecciones”, afirmó un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas.

De este modo, Obama cede a las presiones ejercidas por legisladores de su propio partido, el demócrata, que consideraban que estas acciones podrían perjudicar a algunos candidatos en las elecciones claves del próximo noviembre.

En estos comicios, en los que se renovarán la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, los demócratas temen perder el control de la Cámara alta.

Conscientes de las críticas que este aplazamiento tendrá entre los activistas pro-reforma, y especialmente la comunidad hispana, la Casa Blanca señaló que Obama solo ha decido postergar la cuestión, y tomará estas acciones ejecutivas antes de finales de año.

“La decisión no es sobre si actuará o no, actuará antes del fin de 2014”, indicó el alto cargo.

Malestar

Desde estos grupos, la reacción no se hizo esperar y salieron rápidamente a mostrar su enfado.

“El presidente Obama ha roto una promesa más de las que hizo a las familias inmigrantes. Al ceder ante los temerosos senadores demócratas y los intimidadores republicanos, ha decidido poner la política por delante de las vidas de los inmigrantes y de las urgentes necesidades de EE.UU.”, aseguró Deepak Bhargava, del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM, en inglés), en un comunicado.

Bhargava consideró la decisión como “tremendamente dura, y un cálculo político miope”, que “sacrifica” a las familias inmigrantes.

Obama había situado, al comienzo de su segundo mandato presidencial, la reforma migratoria como una de las prioridades de su agenda política.

Asimismo, a finales del pasado junio, aseguró que dado el bloqueo de los republicanos en el Congreso, que controlan la Cámara de Representantes, tomaría estas medidas ejecutivas antes del final del verano, con el objetivo de encontrar una forma para solucionar la situación.

Entre las medidas que baraja el presidente, se encuentra la extensión del alcance del programa de Acción Diferida (DACA), que protege a jóvenes indocumentados de la deportación, o la ampliación del número de tarjetas de residencia (“green cards”) que se conceden al año en el país.