elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fiscales generales de los países centroamericanos anunciaron el viernes pasado una alianza para combatir en forma conjunta las operaciones delictivas ligadas al comercio de drogas, tráfico de personas y crimen organizado en la región.

“En Centroamérica, estamos decididos a enfrentar al crimen organizado con toda firmeza y totalmente articulados”, declaró en conferencia de prensa el fiscal general de Costa Rica, Jorge Chavarría, acompañado de sus colegas del istmo. Destacó que las organizaciones criminales que operan en la región no reconocen fronteras, por lo que el combate exige una acción coordinada de los ministerios públicos de todos los países, desde Guatemala hasta Panamá.

CREAN CONSEJO

Aunque la alianza fue presentada formalmente el viernes reciente, Chavarría dijo que han realizado acciones “discretas” en los últimos cuatro años, las cuales permitieron dar algunos golpes al crimen organizado, como el caso del asesinato del cantante argentino Facundo Cabral, en julio de 2011, en Guatemala, donde realizaron arrestos algunas autoridades de Nicaragua y Costa Rica.

Los fiscales generales de la región se reunieron en San José para formalizar la creación del Consejo Centroamericano y Caribeño de Ministerios Públicos, que contó con la presencia de fiscales encargados de la lucha contra delitos trasnacionales.

Esta región es considerada una de las más violentas del mundo por la acción criminal en Guatemala, El Salvador y Honduras. Asimismo, es vista como puente del tráfico de drogas de Suramérica a Estados Unidos y Europa.

“Nuestros países enfrentan graves dificultades y amenazas del narcotráfico, crimen organizado, trata de personas y otra variedad de delitos trasnacionales que rompen las fronteras de nuestros países”, expresó Luis Martínez, fiscal general de El Salvador.

DEBILIDAD DE INSTITUCIONES

Por su parte, el hondureño Oscar Chinchilla atribuyó la fuerte presencia del crimen en la región a la debilidad de las instituciones y la ausencia de políticas “verdaderamente encaminadas a atacar las causas que generan” esos flagelos.