•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El estado de salud del médico estadounidense infectado por el virus del Ébola en Liberia, quien desde el viernes se encuentra internado en un centro de salud de Nebraska (oeste), experimentó una ligera mejoría, informó su esposa el sábado por la noche.

Rick Sacra, de 51 años, es el tercer profesional de la salud estadounidense evacuado de África occidental, una región afectada por una epidemia que causó más de 2,000 muertes en Liberia, Guinea, Sierra Leona y Nigeria.

"Rick está muy enfermo y muy débil, pero se halla un poco mejor que cuando llegó ayer" (por el viernes), declaró su esposa Debbie, que pudo hablar con su marido a través de una conexión por video. Sacra permanece en cuarentena debido al carácter altamente contagioso del virus.

"Pidió para comer y bebió algo de caldo de pollo", dijo Debbie, que habló con el médico durante 25 minutos, junto a su hijo mayor.

"El mundo se está movilizando tardíamente en esta batalla", agregó.

Por el momento no existen vacunas ni medicamentos de eficacia probada para tratar el ébola, que provoca fiebre, vómitos, diarreas y a menudo hemorragias internas. La mitad de los enfermos fallece.

Otros dos profesionales de la salud estadounidenses, el doctor Kent Brantly y una enfermera que lo asistía, contrajeron el virus en Liberia y fueron repatriados. Al cabo de varios días de tratamiento con un suero experimental fueron dados de alta.