•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, rechazó hoy que su decisión de aplazar las medidas sobre inmigración responda a los temores de los demócratas ante las elecciones del Senado, aunque reconoció que la situación política "cambió" tras la avalancha de menores sin acompañantes en la frontera mexicana a mediados del verano.

"He sido coherente sobre por qué esta cuestión migratoria es importante", aseguró Obama en una entrevista en el programa "Meet the Press" de la NBC, en la que trató de responder a las críticas por su decisión de postergar una decisión sobre inmigración hasta después de las elecciones legislativas de noviembre.

No obstante, sí reconoció que la situación política había cambiado a mitad del verano con la crisis provocada por la avalancha de menores sin acompañantes que trataban de entrar en la frontera sur de EE.UU., procedentes en su gran mayoría de Centroamérica.

"La verdad es que esa crisis cambió la situación política", subrayó.

Pero recalcó que este aplazamiento no se debe a los temores expresados por algunos senadores demócratas de que una decisión podría afectar el resultado de los comicios.

"No, esa no es la razón", dijo el mandatario, quien ha sido objeto de fuertes críticas por las comunidad pro-reforma, especialmente la hispana, por considerar que había roto la promesa hecha hace tres meses.

Obama explicó el cambio de posición por la necesidad de aclarar la situación y tener más tiempo para dar a conocer la realidad migratoria.

"Cuando tomo una medida ejecutiva, quiero asegurarme que es sostenible. Voy a actuar porque es lo correcto para el país. Pero va a ser más eficaz si la gente entiende cuáles son los hechos de la inmigración, lo que hemos hecho con los menores sin acompañantes y por qué es necesario", agregó el mandatario.

La Casa Blanca ha asegurado que Obama tiene previsto anunciar estas medidas antes de que concluya el año.