elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades hondureñas cerraron temporalmente la sede policial del barrio La Granja, al sur de la capital, por tener vínculos con el crimen organizado, lo que ya había sido denunciado en 2011, informaron este domingo fuentes oficiales.

La Dirección General de la Policía Nacional decidió "proceder de inmediato a cerrar temporalmente las operaciones administrativas y policiales de la estación policial con sede en el barrio La Granja de Comayagüela", anotó un comunicado de la institución.

El sábado fueron detenidos cuatro miembros de esa estación policial que robaron alrededor de 2,500 dólares a una persona que salía de un banco.

La policía añadió en el comunicado que la "sede policial pasa a ser ocupada de inmediato por personal de la unidad TIGRES", una unidad de élite integrada.

La sede policial de La Granja ya había sido señalada por sus vínculos con el crimen organizado luego que el 22 de octubre del 2011 miembros de una autopatrulla de ese escuadrón mataron a dos estudiantes universitarios, uno de ellos hijo de la rectora de la Universidad Nacional Julieta Castellanos.

Las investigaciones de la fiscalía revelaron que esa estación policial funcionaba como un cártel, con vínculos con narcotraficantes, ladrones de vehículos, asaltantes y extorsionadores.

Diez días después, cerca de 200 integrantes de La Granja fueron suspendidos y la fiscalía comprobó que otras sedes policiales también operaban como cárteles, por lo que el gobierno ordenó una depuración de la policía.

El encargado de la depuración, Eduardo Villanueva, jefe de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), dijo este domingo a la radio HRN que más de 1,000 policías han salido de la institución durante ese proceso.