•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una treintena de niños nacidos en Estados Unidos formuló este lunes ante la Casa Blanca un urgente llamado al presidente Barack Obama, para que interrumpa la expulsión de inmigrantes ilegales y la división de miles de familias.

“Soy una ciudadana estadounidense. Nosotros, los niños, somos los futuros líderes de este país. Por eso es necesario que el presidente Obama detenga las deportaciones ahora mismo”, dijo Helena Márquez, de 14 años.

La joven contó a la AFP que su padre fue deportado a Guatemala hace dos años, después de ser interceptado por la Policía al conducir un automóvil sin una licencia. Helena y sus cinco hermanos, todos ciudadanos estadounidenses, viven con la madre.

Manifestación

“Recuerdo cuando mi padre llamó por teléfono, un día antes que lo deporten, y mi madre le dijo que no tenía el dinero para un abogado. Al día siguiente llamó apenas para decir adiós. Y lo deportaron”, dijo.

Los niños participaron de una manifestación frente a la Casa Blanca, coordinada por diversas entidades de defensa de los inmigrantes.

“Estamos aquí para pedirle al presidente Obama que se detengan las redadas y deportaciones. Cada día son más de mil familias que resultan destrozadas por esta política”, dijo Nora Sándigo, de la entidad American Fraternity.

Miles de deportados

Desde el año 2012 las autoridades estadounidenses deportan diariamente alrededor de 1,000 inmigrantes ilegales, incluso personas cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses y han vivido toda su vida en el país.

Lucía de la Cruz dijo que vino a Estados Unidos “en 1993 para trabajar en el campo, pero a mi esposo ya lo deportaron. Me he quedado sola con mis hijos, que son ciudadanos estadounidenses”.