•   Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una fuerte explosión en una zona de locales del metro de Santiago dejó por lo menos siete heridos este lunes, en un hecho que el Gobierno chileno calificó como “acto terrorista”, pero que no fue reivindicado por ninguna organización.

“Se trata de un acto que tiene todas las características de un hecho terrorista, no cabe duda”, dijo en una comparecencia ante los medios el portavoz del Gobierno, Álvaro Elizalde.

La explosión se produjo en el sector de locales de comida de la estación Escuela Militar en pleno horario de almuerzo, y según las primeras informaciones oficiales, se trata de un artefacto elaborado con un extintor y un dispositivo de relojería instalado en un basurero.

“Vi gente herida, sangrando, gritando, llorando, tomando fotos”, dijo a la AFP, Silvana, cocinera de un restaurante aledaño al atacado. “Nunca imaginamos que era una bomba”, agregó.

No están graves

Los lesionados son cuatro mujeres, una de las cuales sufrió las amputaciones de los dedos de una mano, y tres hombres, entre ellos un ciudadano venezolano --que en un primer momento se había informado que era argentino-- con lesiones en una rodilla, informó el Servicio de Emergencias.

Según informó el viceministro del Interior, Mahmud Aleuy, ninguno de los heridos se encuentra en riesgo vital.

“Escuché el sonido atronador y sentí el olor a pólvora”, explicó a la AFP, Hernán Capdeville, uno de los miles de transeúntes que pasan cada día por esta estación de metro de la Línea 1, la más concurrida de la capital.

“La escena fue atroz, había una mujer en el suelo tirada. Los clientes salieron todos corriendo sin pagar, dejando la comida en los platos”, dijo a la AFP, Rosa Valdés, trabajadora de otro restaurante.

Dos sospechosos

La estación de metro Escuela Militar fue acordonada y está siendo revisada por efectivos de la policía.

Según Aleuy, “los sospechosos son dos personas jóvenes” que habrían huido en un vehículo, aunque sigue abierta la investigación.

Las líneas del metro siguieron funcionando normalmente, aunque la parada en la estación Escuela Militar fue suspendida temporalmente.

“Me da pánico venir a trabajar mañana, tengo que revisar todos los basureros”, señaló Rosa Valdés.

 

"Lo que ha sucedido hoy (ayer) es horrible, tremendamente condenable, pero Chile es y seguirá siendo un país seguro".

Michelle Bachelet, presidenta de Chile.

 

Bachelet: Atentado es un acto abominable

REACCIÓN • La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, aseguró este lunes que la explosión en un local comercial de una estación del metro de Santiago que dejó siete heridos es “horrible”, pero insistió en que “Chile es un país seguro”.

“Lo que ha sucedido hoy es horrible, tremendamente condenable, pero Chile es y seguirá siendo un país seguro”, afirmó la mandataria en un llamado a la calma tras visitar a tres de los siete heridos en una clínica de la capital.

Bachelet calificó el atentado de acto “abominable” y “de los más cobardes” vistos en Chile porque “tiene como objetivo dañar a las personas, generar temor e incluso la muerte de personas inocentes”.

“El Gobierno no va a descansar hasta el último día para que estas personas lo antes posible estén pagando su condena, estás personas que intentaron asesinar a chilenos inocentes”, afirmó el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

Más de un centenar de explosiones de artefactos artesanales han ocurrido en los últimos cinco años en el país --contra cajeros automáticos, bancos, gimnasios, embajadas o restaurantes, entre otros--, pero hasta ahora solo habían provocado destrozos y algún herido leve.

Inicialmente fueron reivindicadas por grupos que se autodenominaban con nombres de antiguos anarquistas.

En los últimos meses, volvieron a registrarse este tipo de ataques. Por primera vez, uno de ellos fue instalado en un lugar concurrido.

Un artefacto había estallado el pasado 14 de julio en un vagón del metro cuando ya no había pasajeros, pero el incidente activó las alarmas del Gobierno, que reforzó la vigilancia, y designó un fiscal con dedicación exclusiva para investigar los ataques.