• Washington, EEUU |
  • |
  • |
  • AFP

Un juez federal estadounidense ordenó el jueves la liberación de cinco argelinos, al reconocer que algunos de los presos de Guantánamo se encuentran detenidos de forma ilegal, en una decisión histórica desde la apertura de la cárcel militar a principios de 2002.

El juez Richard Leon estimó que "el gobierno (estadounidense) había fracasado" en probar que los cinco hombres preveían viajar a Afganistán para combatir a las fuerzas estadounidenses, y en consecuencia el tribunal debía "ordenar su liberación".

Los cinco formaban parte de un grupo de seis presos argelinos que vivían en Bosnia cuando fueron arrestados a fines de 2001 siguiendo una orden de la embajada estadounidense en Sarajevo. El magistrado estimó no obstante que la detención del sexto preso sí era legal.

Estos presos son parte de un grupo de 250 detenidos que continúan en la base militar y se acogieron al Habeas Corpus, un instrumento legal que garantiza el derecho del preso a ser oído por el juez y a saber de qué se le acusa, a fin de evitar las detenciones arbitrarias. Las primeras audiencias ante un tribunal civil comenzaron a inicios de noviembre.

La sala de audiencias estaba casi repleta y la integralidad de los diálogos fue traducida simultáneamente a los seis detenidos en conexión directa telefónica con Guantánamo.

El gobierno aseguró que tenía pruebas de que los seis hombres planificaban dirigirse hacia los campamentos de Al-Qaida en Afganistán cuando fueron arrestados en octubre de 2001, y la defensa aseguró por el contrario que fueron arrestados "por error".

El sexto detenido, Belkacen Bensayah, de 46 años, también argelino y residente en Bosnia, no obtuvo sin embargo la liberación.

"El gobierno estableció (...) que es probable que Bensayah hubiese previsto viajar a Afganistán" para combatir a Estados Unidos "y organizar el viaje de otras personas con el mismo objetivo", lo que constituye un "apoyo directo a Al Qaida", según el juez.

Los abogados de Bensayen anunciaron que recurrirá la decisión.

Aunque el abogado Robert Kirsch declaró a la AFP que fue "un gran día para la justicia estadounidense".

Los abogados del gobierno no comentaron por su parte la decisión de la justicia y tampoco anunciaron si la recurrirían.

El presidente electo de Estados Unidos, Barak Obama, anunció que cerrará el campo de detención que tanto ha deteriorado la imagen de Estados Unidos en el mundo.

Una decisión política podría terminar con las batallas jurídicas al dirimir la cuestión crucial de saber si el presidente de Estados Unidos puede mantener detenidos indefinidamente a hombres acusados de terrorismo, incluso si no han cometido actos reprensibles.

En este sentido, el veredicto del juez Leon es histórico, ya que a pesar de haber concluido la ilegalidad de ciertas detenciones, eligió una definición muy amplia de la noción de "combatiente enemigo" que comprende el simple "apoyo" a los talibanes o a Al Qaida.