AFP
  • Colombia |
  • |
  • |
  • Afganistán / AFP



El volcán nevado del Huila (sur), el más alto de Colombia, entró en erupción la noche del jueves y obligó a evacuar a cientos de pobladores de sus alrededores, sin que de momento se reporten víctimas, informaron el gobierno y el Instituto Geológico y Minero (Ingeominas).

"Hay una erupción cuya señal está disminuyendo en este momento", dijo a radio Caracol Marta Calvache, directora del Observatorio Vulcanológico de Ingeominas.

La funcionaria añadió que como consecuencia del fenómeno "hay un flujo de lodo por el río Páez", en cercanías del municipio de Belalcázar, donde se declaró la alerta roja.

"La orden de evacuación está en curso por parte del comité local de emergencia y el alcalde de Belalcázar, y la recomendación es que la gente se aleje de los sitios bajos cerca al río Páez", indicó Calvache.

Añadió que "es una medida preventiva, pues se sabe que los ríos Símbola y Páez nacen en el nevado", aunque las alarmas sólo se activaron en este último afluente.

Por su parte la directora del sistema de prevención y atención de emergencias del gobierno, Luz Amanda Pulido, señaló que se impartió una orden a las autoridades locales para enviar a los pobladores de la zona de influencia del nevado a albergues temporales.

"Ya se ha dado la orden de evacuación en Belalcázar y se activaron todas las alertas en los departamentos de Cauca y Huila. La gente está evacuando, ha respondido al llamado y en este momento estamos en el proceso de monitoreo con Ingeominas", precisó.

El volcán nevado del Huila hizo erupción el pasado 14 de abril, obligando a evacuar a unos 3.500 habitantes.

Se trata del punto más alto (5.364 metros) de la cordillera Central de los Andes y está ubicado entre los departamentos de Cauca, Huila y Tolima, y tiene influencia en una zona donde habitan principalmente comunidades indígenas.

Ingeominas declaró la región en alerta a finales de marzo ante la probabilidad de erupciones.

En 2007 se presentaron dos eventos eruptivos en el mismo volcán, en febrero y abril, que no provocaron víctimas aunque si cuantiosos daños a cultivos.