•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las organizaciones de ayuda a los menores migrantes no acompañados, que llegaron a Estados Unidos por la frontera sur y se asentaron en Charlotte, reclutaron a más de 50 abogados para defender sus casos en Cortes de Inmigración, informó ayer el periódico The Charlotte Observer.

Los abogados proveerán asistencia legal gratuita a unos 200 menores en las Cortes de Inmigración y Familia y buscarán construir sus casos con base en situaciones de abandono y violencia en sus países de origen, de acuerdo con el medio.

La iniciativa se originó a raíz de la recién creada “Charlotte Compassion Action Network for Children”, que incluye a unas 14 organizaciones religiosas y comunitarias, entre ellas la Coalición Latinoamericana (LAC), la Barra de Abogados del Condado Mecklenburg, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración, Ayuda legal de Carolina del Norte y Servicios Legales del Sourthern Piedmont.

El abogado de origen asiático Tin Nguyen es el promotor del proyecto, cuyo bufete lleva 15 casos en Charlotte, cinco de ellos pro-bono (sin costo).

LO MÁS DIFÍCIL

“La mayor dificultad es convencer a los jueces de que los niños necesitan más tiempo para defender sus casos. Puede llevarnos semanas demostrar situaciones de violencia, abandono, violaciones, abusos y tráfico humano”, declaró Nguyen.

Además de la ayuda legal, la iniciativa en Charlotte promueve una campaña para cubrir otras necesidades para los niños, como ropa, comida, artículos escolares y reclutar voluntarios parar servir de tutores.

El Gobierno de Estados Unidos anunció que acelerará la deportación de los niños que cruzaron la frontera y, ante ello, se presentaron varias demandas a nivel nacional para detener esta propuesta.

Según datos oficiales, al menos 500 menores provenientes de Honduras, El Salvador y Nicaragua llegaron a Charlotte entre el 1 de enero y el 31 de julio de este año, para reunirse con sus familiares o quedar bajo la custodia de patrocinadores.

La Corte de Inmigración que se localiza en Charlotte y que cubre los Estados de Carolina del Norte y del Sur, es una de las 59 que opera el Departamento de Justicia en todo el país y se ubica entre las diez con más casos de niños de la frontera, un aproximado de 1,650.

Se espera que la Oficina de Refugiados decida el próximo 1 de octubre si solicitará al Gobierno estadounidense fondos para poner en marcha un refugio temporal en esta ciudad, para 50 niños, mientras sus casos son escuchados en una Corte de Inmigración.