•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONU estima en US$1,000 millones el requerimiento financiero para poner bajo control la epidemia de ébola en África Occidental, diez veces más de lo que había calculado hace un mes.

El coordinador de la ONU para la lucha contra el ébola, David Nabarro, explicó que esa evaluación se basa en que el alcance y gravedad de la epidemia se ha duplicado en ese período.

De hecho, los últimos datos indican que el número de casos se eleva ahora a 4,985, y de estos, 2,461 enfermos han muerto. Pero lo más preocupante es que el 40 por ciento de los casos surgieron en los últimos 21 días. El plan de acción fue presentado hoy a los Estados miembros de Naciones Unidas para solicitarles contribuciones.

Según cálculos del propio Nabarro, actualmente solo cuentan con un 30 por ciento de los fondos que se necesitan.

Si se consiguen los fondos, se repartirán en los tres países más afectados (Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona) en acciones para lograr los cinco objetivos que se han marcado como prioritarios: detener los contagios, tratar a los infectados, asegurar los servicios esenciales, preservar la estabilidad de los países más afectados y prevenir nuevos brotes en países que no han registrado contagios. Para detener la epidemia es clave identificar a las personas que ya están contagiadas, para lo que se debería destinar 189.5 millones de dólares, y lograr que se lleven a cabo funerales dignos pero seguros, para lo que se debería invertir 23.8 millones de dólares.

Un foco muy importante de contagio han sido desde el inicio los funerales, dado que la tradición local invita a abrazar a los muertos, una acción que pone en contacto con los fluidos del cuerpo, fuente primigenia de infección.

Según el plan, deben destinarse US$331.2 millones a tratar a los enfermos y otros US$14 millones a cuidar al personal sanitario.