Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Cinco policías, tres de ellos federales y dos estatales, fueron ejecutados en Culiacán, en el estado mexicano de Sinaloa (noroeste), mientras que en Chihuahua (norte) otros seis hombres murieron de forma violenta, informaron ayer jueves autoridades policiales.
El ataque contra tres elementos de la Agencia Federal de Investigaciones y dos agentes de la Policía de Sinaloa, de una división de combate al narcomenudeo, ocurrió la noche del miércoles, cuando los policías viajaban en una camioneta, que quedó semidestruida por los impactos de bala, constató un corresponsal de la AFP.
Según la Policía Ministerial de Sinaloa, los cinco oficiales regresaban de un penal, donde entregaron a un hombre acusado de delitos relacionados con las drogas, cuando fueron interceptados por otro vehículo, desde el que fueron atacados con fusiles AK-47 y pistolas conocidas como “matapolicías”.
Otros dos agentes resultaron heridos en este ataque en el que los agresores dispararon en más de 70 ocasiones contra el vehículo de los policías.
En el estado de Chihuahua, cinco hombres murieron en las últimas horas en diferentes hechos de violencia, incluido un presunto agresor que junto con otros individuos habría abierto fuego contra un hotel de Ciudad Juárez donde se hospedan policías preventivos, que respondieron a la agresión.