elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) analizarán durante los próximos doce meses sus políticas contra las drogas con el objetivo de unificar un criterio para el continente de cara a una próxima sesión extraordinaria en 2015 y con la intención de presentar una postura conjunta ante la Asamblea General de la ONU en 2016.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, informó hoy, durante su discurso de cierre de la 46 Asamblea General Extraordinaria de la organización que se celebró hoy en Guatemala, de que otra reunión excepcional "se llevará a cabo en septiembre u octubre".

El evento en Guatemala, que reunió a 32 de los 34 países miembros de la OEA, se realizó exclusivamente para abordar la problemática de las drogas en América, de modo que el continente pueda consensuar un criterio al respecto para la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2016.

"Estamos a tiempo y trabajando bien", detalló Insulza en la rueda de prensa posterior a la asamblea, que tuvo un día de duración y se llevó a cabo en un hotel de la Ciudad de Guatemala.

El diplomático chileno expresó su satisfacción por "haber cumplido una nueva etapa" en la revisión de las políticas del continente en contra de las drogas, un trayecto que "empezó hace más de dos años" con la realización de un informe de la OEA sobre el narcotráfico en la región.

"El estudio se realizó en 2012 y se entregó en mayo de 2013. La asamblea celebrada en Antigua Guatemala, en junio de 2013, nos ha dado un liderazgo sobre el tema", agregó Insulsa, quien recordó que América lleva décadas "con la misma lucha" en contra de las drogas y los resultados "no son los esperados".

El canciller guatemalteco y presidente de la asamblea de este viernes, Carlos Raúl Morales Moscoso, explicó también en su discurso de conclusiones que las naciones americanas han "concluido una etapa y apenas empezamos la más ardua labor: revisar nuestras políticas contra las drogas".

El diplomático guatemalteco destacó que la asamblea acordó "por unanimidad" una resolución con varios puntos de consenso con respecto a la política de cada país contra el narcotráfico.

Morales Moscoso subrayó la importancia de varios puntos principales, dentro de los cuales se encuentran la "revisión periódica de las políticas contra las drogas de modo que sean centradas en el interés del ser humano" y "la promoción de alternativas contra el encarcelamiento" en casos de drogadicción".

El funcionario resaltó además que se acordó "revisar los enfoques tradicionales" y "equilibrar las acciones (contra las drogas) entre seguridad, salud pública y derechos humanos".

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, también dijo a modo de conclusión que la asamblea celebrada en su país "es un punto más del recorrido" que se inició en el continente hace dos años, cuando se inició el debate con respecto a las políticas contra las drogas.

La jornada del viernes incluyó posturas diversas de los países participantes, incluidas las de algunos cancilleres y viceministros que criticaron la lucha militar en contra de las drogas.

"Hay que partir de la base de que el problema criminal de las drogas existe", comentó Insulza.

"Por muchas transformaciones que se hagan, no se está dejando de lado la lucha contra los grupos criminales. Hay que progresar mucho todavía, pero eso no es todo el enfoque", concluyó.