•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos considera que Irán, otrora considerado uno de sus peores enemigos, tiene "un papel" que desempeñar en la lucha contra el grupo Estado Islámico, EI, aunque se descarta incluirlo en la coalición contra esta organización ultrarradical.

En el combate contra estos extremistas sunitas que se han apoderado de extensos territorios en Irak y en Siria, "hay un papel que desempeñar para prácticamente todos los países, incluido Irán", declaró el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Ayer viernes, el Departamento de Estado afirmó que Washington y Teherán habían hablado de la lucha contra el grupo EI al margen de las negociaciones sobre el programa nuclear de Teherán, celebradas miércoles y jueves en Nueva York.

Esta semana Kerry se mostró favorable a mantener conversaciones a nivel diplomático con Irán sobre este tema, pero se opuso a una "coordinación militar" con Teherán debido a su apoyo al régimen sirio.

De su lado, el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Araghchi, enfatizó en la necesidad de cooperar con gobiernos de la región para combatir al grupo EI, ante delegados de 35 países reunidos en el Consejo de Seguridad de la ONU, presidido por Kerry.

"Para combatir al EI en Irak y Siria, nosotros tenemos que cooperar con los gobiernos de esos países", afirmó el diplomático. "Cualquier estrategia militar, en Siria, que puede debilitar el gobierno central de ese país está destinada a fracasar", agregó.

Teherán apoya activamente al gobierno iraquí en el combate a los yihadistas del EI y también respalda a Siria en su batalla contra esta agrupación y los grupos rebeldes.

Araghchi insistió que Irán, también cercano aliado de Damasco, "es el único país en la región que ha apoyado al gobierno iraquí en su lucha contra el EI".

El número uno iraní, el ayatolá Alí Jamenei, afirmó esta semana haber rechazado una petición estadounidense de cooperación en el terreno.

Washington no lo ha confirmado ni desmentido. Pero Kerry ha insistido en que en ningún caso se trata de invitar a Teherán a participar en la puesta en marcha de una coalición internacional contra el EI, debido a su implicación "en Siria y en otros lugares".