•   Saná  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de una decena de personas murieron ayer en los bombardeos y los combates que libran el ejército yemení y los rebeldes hutíes en la capital Saná, donde la sede de la televisión oficial resultó parcialmente incendiada.

Según pudo constatar EFE, en un hospital de la capital había al menos siete cuerpos, mientras que fuentes médicas informaron de que otras seis personas fallecieron en un bombardeo a un mercado en el barrio de Al Yaraf.

En este barrio se encuentran las oficinas de la televisión nacional de Yemen, que son blancos de los ataques de los combatientes hutíes desde el jueves pasado y de las que en esta jornada se elevan columnas de humo.

Suspenden clases

Los enfrentamientos se extendieron a las proximidades del Ministerio del Interior, situado en el distrito de Al Hasaba. Otro punto de combates es el cuartel de la Sexta Región Militar, el más importante de Saná, cuyo control los hutíes intentan tomar desde ayer.

Los rebeldes chiíes consideran que las fuerzas que se encuentran en este cuartel son leales al general Ali Mohsen al Ahmar, acérrimo enemigo de los hutíes y simpatizante del partido suní Reforma Islámica.

La escalada de la violencia ha causado la suspensión de las clases en la Universidad de Saná y en otros cuatro centros privados cercanos.

El Ministerio de Educación ha anunciado que todas las escuelas permanecerán cerradas a partir de hoy y que reabrirán hasta nuevo aviso.

Decenas de familias se han visto obligadas también a abandonar sus hogares y han huido a otras zonas más seguras en la capital o a otras poblaciones.