elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una denuncia penal fue presentada hoy ante la Procuraduría (fiscalía general) de Panamá en contra de los titulares del Ministerio de Salud (Minsa) y de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), por supuestamente violar normas ambientales por la instalación "ilícita" de un depósito de deshechos radiactivos.

La acción legal por los delitos contra el ambiente, ordenamiento territorial y otros contra el ministro de Salud, Javier Terrientes, y la jefa de la ANAM, Mirei Endara, fue presentada por el abogado y ambientalista Donaldo Sousa en representación de la Asociación de Comunidades del Canal, ACC, y residentes afectados con la medida.

Los afectados se oponen a la instalación del mencionado depósito por no contar con un Estudio de Impacto Ambiental, EIA, y por haber dispuesto su construcción, sin una resolución de la ANAM, en un área protegida por normas de ordenamiento territorial vigentes.

Según el libelo, los dos altos funcionarios son responsables por "desacato de su competencia y funciones" por un "proyecto ilícito de instalación de desechos radiactivos" en el sector residencial de Corozal, Ancón, en el sector Pacífico del Canal de Panamá, a unos cinco kilómetros al norte de la capital.

El documento, al que tuvo acceso Efe, señala que las actividades denunciadas comportan "un grave y violento peligro de contaminación radiactiva, daños a las propiedades y sobretodo a la calidad de vida de los residentes de la ciudad de Panamá y en especial de la comunidad de Corozal".

En ese sentido, la ACC y los residentes de Corozal solicitan a la fiscalía general una medida cautelar "urgente" para la "suspensión inmediata y definitiva" del supuesto depósito para desechos radiactivos en Corozal.

También piden que se practique una inspección al lugar y que se investigue el por qué esta instalación fue desarrollada por el Minsa, "sin cumplir con las normas jurídicas y en forma secreta" y que, en caso de ser trasladada a otro sitio, sea sometida a un EIA categoría III por tratarse de desechos radiactivos.

El Minsa aclaró la semana pasada que el contenedor especial para almacenar "fuentes radiactivas huérfanas", donado a Panamá por el Departamento de Energía de Estados Unidos, se utilizará como mecanismo de seguridad y no como depósito de material radiológico o de descarte.

La entidad sanitaria remarcó, en ese sentido, que "no se trata de un depósito de material radiológico o de descarte, sino (de) un mecanismo de seguridad siguiendo las reglamentaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, y la Comisión Reguladora de Energía Nuclear de Estados Unidos".

Según el Minsa, la OIEA y la Comisión Reguladora de Energía Nuclear de Estados Unidos sugieren que todos los países deben tener un espacio seguro, "como el que procura tener Panamá", para que en una eventualidad de hallar una fuente huérfana "se pueda manejar con el equipo necesario y se le brinde el aislamiento correspondiente hasta su eliminación".

Aún así, el Ministerio de Salud panameño insistió en que "en el mencionado contenedor no mantendrá material guardado".