elnuevodiario.com.ni
  •   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El primer ministro británico, David Cameron, apoya los bombardeos de la coalición internacional contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria y evalúa la contribución del Reino Unido, informó hoy Downing Street.

El jefe del Gobierno aprovechará su estancia en Nueva York, con motivo de la Asamblea de la ONU, para analizar la forma en que Reino Unido y otros países pueden ayudar para combatir a EI, cuya violencia ha alarmado a Occidente, añadió su portavoz.

"El primer ministro tendrá conversaciones en las Naciones Unidas, en Nueva York, en los próximos dos días para ver lo que Reino Unido y otros (países) pueden hacer para contribuir a los esfuerzos internacionales a fin de afrontar la amenaza del EI", señaló la residencia oficial de Cameron.

El portavoz precisó que el Reino Unido ya está facilitando ayuda militar, incluido el suministro de armamento a los kurdos, así como operaciones de vigilancia por parte de aviones Tornado y otros aparatos de la Real Fuerza Aérea (RAF) británica.

Se espera que, en su intervención de mañana en la ONU, Cameron dé a conocer detalles de la ayuda británica a la misión internacional.

Los medios en Londres no descartan la posibilidad de que Cameron anuncie la participación del Reino Unido en los ataques aéreos, aunque éstos estarían restringidos a Irak, donde las fuerzas operarían por invitación del Gobierno de Bagdad.

Los aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU, alcanzaron hoy una treintena de objetivos del EI en las provincias sirias de Al Raqa y Deir al Zur.

Durante su visita a Nueva York, Cameron se reunirá con el presidente iraní, Hasán Rohaní, para abordar la amenaza del Estado Islámico (EI) en Siria y el norte de Irak.

Este será el primer encuentro cara a cara que celebran un jefe del Gobierno del Reino Unido y un presidente de Irán desde la revolución islámica de Irán en 1979.

Londres está especialmente preocupado por la violencia del EI después de que los yihadistas asesinaran al rehén británico David Haines y a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, y amenazaran con matar al rehén británico Alan Henning.

Una eventual intervención en Irak es muy sensible en el Reino Unido tras la controversia por la participación del país en la guerra de Irak de 2003 decidida por el entonces primer ministro británico laborista Tony Blair.