elnuevodiario.com.ni
  •   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno alemán reconoció hoy, al publicar su informe anual sobre el estado de la reunificación del país, que pese a los importantes avances logrados, queda tarea por hacer en materia económica, política y social.

A punto de cumplirse 25 años de la caída del Muro de Berlín, la comisionada del Ejecutivo para nuevos estados federados del este, Iris Gleicke, explicó en una rueda de prensa que "en los últimos años el proceso de convergencia ha avanzado sólo de manera lenta".

"Hoy, 25 años después, puede extraerse un balance general positivo", aseguró Gleicke, para añadir a continuación que "en áreas importantes como la economía o el mercado laboral queda aún una distancia considerable frente a los estados federados del oeste".

El informe, aprobado hoy por el Consejo de Ministros, destaca que la renta per cápita de los ciudadanos de la antigua República Democrática Alemana (RDA) se ha doblado desde 1989, pero que supone aún sólo dos tercios de la de los alemanes del oeste.

Asimismo, indica que en los seis estados federados procedentes de la Alemania Oriental la tasa de desempleo alcanzó el año pasado su menor promedio desde la reunificación, al descender hasta el 10,3 %, pero sigue aún lejos del 6,0 % de media del oeste.

La recaudación fiscal por habitante en el este asciende a 937 euros al año, alrededor de la mitad de los 1.837 euros de los estados originarios de la República Federal Alemana (RFA), según el documento.

Además, dentro del ámbito económico, el informe recuerda otros elementos como la falta de grandes empresas del este, la menor productividad en estas regiones y la gran emigración interna por motivos laborales, que ha reducido sensiblemente la población en el territorio que formó parte de la RDA.

Sin embargo, Gleicke no limitó las persistentes diferencias entre este y oeste a los indicadores económicos, y apostó por revisar de forma crítica el pasado y, en concreto, la represión política en la RDA y estudiar compensaciones.

"En el 25 aniversario de la revolución pacífica es también momento de pensar en los que dieron su vida en el largo camino hacia la democracia, la libertad y la unidad ", afirmó Gleicke.

La comisionada para el este apuntó también que el Gobierno alemán sigue trabajando en una reforma del impuesto de solidaridad -un extra que pagan los contribuyentes del oeste para financiar la equiparación del este- cuando en 2019 pierda vigencia el actual modelo.