•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Amnistía Internacional, AI, recordó ayer que siete de los nueve países que “criminalizan” el aborto sin excepciones en el mundo están en América Latina y el Caribe, por lo que se trata de “una región que navega a contracorriente en relación con la legislación sobre el derecho al aborto”.

La organización hizo estas consideraciones en un comunicado de prensa a propósito de la celebración del Día Internacional por la Despenalización del Aborto, el 28 de septiembre.

Según Amnistía Internacional, aunque en el 98% de los países del mundo el aborto es permitido cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la madre, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Surinam, Chile y Haití forman parte del dos por ciento en el que la interrupción del embarazo se penaliza también en este caso.

Casos

El Salvador es uno de los casos más graves, según la ONG, pues la prohibición causa “la muerte de cientos de mujeres cada año al someterse a abortos clandestinos, y criminaliza a las mujeres, que se enfrentan a largas penas de cárcel”, explica la nota.

En Nicaragua la principal preocupación de Amnistía Internacional es la violencia sexual, una de las excepciones de despenalización del aborto en muchos países, y que en la nación centroamericana tiene como víctimas principales a niñas menores de 17 años.

En Chile la presidenta Michelle Bachelet se comprometió a promover la despenalización en tres casos: peligro para la vida de la mujer, violación e inviabilidad del feto.