elnuevodiario.com.ni
  •   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México informó hoy que envió a la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero, a un grupo de expertos para investigar los homicidios de estudiantes y otras personas durante la violencia de las últimas horas.

El presidente de la CNDH, Raúl Plascencia, ejerció la facultad de atracción y abrió un expediente de queja por los hechos violentos derivados de los ataques a tiros "que desconocidos llevaron a cabo contra diferentes personas" la noche del viernes y madrugada del sábado, indicó el organismo en un comunicado.

El grupo de expertos está integrado por abogados, médicos y psicólogos que se trasladaron a Iguala para brindar atención a las víctimas y realizar diversas diligencias con motivo de esos hechos.

De acuerdo con la información oficial, agentes de la Policía municipal de Iguala, así como un grupo armado no identificado, dispararon sus armas contra estudiantes y otras personas y asesinaron al menos a 6 personas e hirieron a otras 19.

Los hechos violentos comenzaron cuando la Policía municipal de Iguala persiguió a tiros a tres autobuses que habían sido tomados por un grupo de estudiantes de la normal de Ayotzinapa, en ese estado, lo que dejó varios heridos de bala.

Unas horas más tarde los estudiantes fueron atacados a tiros por un grupo de personas armadas, supuestamente policías municipales, cuando informaban a un grupo de reporteros y donde murieron dos jóvenes.

Minutos después en la carretera entre Iguala y Chilpancingo, otro grupo de civiles no identificados disparó sus armas contra un autobús donde viajaban miembros del equipo de fútbol de tercera división Avispones de Chilpancinco, en el que falleció un deportista.

En ese mismo hecho, también murió una mujer que viajaba en un taxi, así como el conductor del autobús, quien falleció mientras era trasladado al hospital.

Durante la mañana del sábado, las autoridades localizaron el cuerpo de un joven que fue arrojado cerca del lugar donde ocurrió el primer tiroteo.

Las autoridades del estado de Guerrero tomaron el control de la ciudad y comenzaron una investigación sobre los hechos violentos.

La CNDH indicó que una vez que realice una investigación completa de los hechos emitirá una determinación de acuerdo con sus "atribuciones constitucionales".

La ciudad de Iguala se encuentra vigilada por casi 2.000 policías estatales y federales, así como militares y marinos en sustitución de los casi 200 policías que fueron suspendidos mientras se desarrollan las investigaciones.

Por su parte, el Ayuntamiento de Iguala expresó en un comunicado su pésame a las familias de las personas fallecidas en los hechos violentos la noche del pasado viernes y la madrugada del sábado.

Asimismo, pidió una investigación para esclarecer los hechos y para que se castigue "con todo el peso de la ley a los responsables" y aseguró que se sumará a los esfuerzos para aclarar esos hechos.