•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de 4,000 inmigrantes han muerto en lo que va de año intentando llegar a un país desarrollado tras huir de una realidad de violencia y pobreza, según el informe "Viajes letales" publicado hoy por la Organización Internacional de las Migraciones, OIM.

De estas 4,000 personas, el 75 por ciento perecieron cruzando el Mediterráneo en un intento desesperado por alcanzar las costas europeas, y 230 murieron en el empeño por cruzar la frontera entre México y EEUU.

"La cifra de 3,000 inmigrantes que han perdido la vida intentando cruzar el Mediterráneo es la mayor jamás registrada desde que se tienen estadísticas. Recordemos, además, que sólo estamos en septiembre", afirmó en rueda de prensa el director de la división de investigación de la OIM, Franck Laczko.

Con respecto a las rutas de entrada a Europa usadas por los inmigrantes, en 2013 se detectaron 283 cruces desde África Occidental a las islas Canarias, 6,838 entradas a España desde Marruecos y Argelia, 40,304 entradas a Italia desde Túnez y Libia, 19,951 entradas a Croacia desde Bosnia y 24.799 entradas a Rumanía y Bulgaria desde Turquía.

En América, la patrulla fronteriza estadounidense ha registrado la muerte de 230 inmigrantes en la frontera entre México y Estados Unidos, cuando el año pasado fueron en total 445.

"Se ha notado un descenso en el número de muertes en la frontera entre Estados Unidos y México, sin que la causa directa de este declive se sepa con certeza, dado que intervienen muchos factores, como las políticas migratorias, la situación en los países de origen, las condiciones meteorológicas, etc.", dijo Laczko.

Al tiempo, recordó que un informe de inspección elaborado por el propio Gobierno estadounidense reveló que las cifras aportadas por la patrulla fronteriza estadounidense eran entre un 25 y un 30 por ciento más bajas que las reales.

"Lo que hay que tener claro es que, respecto a los intentos de entrada, estamos hablando de cientos en Estados Unidos y de miles en Europa", puntualizó.

Con respecto al origen de los inmigrantes que perecieron este año en el mundo, el 30 por ciento provenían de África Subsahariana, el 23 de Oriente Medio y norte de África y el 12 por ciento eran originarios de países del Cuerno de África.