elnuevodiario.com.ni
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Venezuela dio inicio hoy a jornadas voluntarias de entrega de armas de fuego, que se canjean por herramientas de trabajo o becas de estudio, como una estrategia para intentar desarmar a la población y disminuir las cifras de violencia en el país.

"Hemos recibido una cantidad considerable de pistolas, revólveres, escopetas (...) y han pedido varios incentivos (...) y herramientas para actividades socio productivas", informó el ministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres, sobre los actos de entrega sin precisar el número de armas recolectadas.

"Vamos cambiando armas por estudios, armas por tecnología, armas por futuro", añadió.

Para esta iniciativa, anunciada el pasado 21 de septiembre por el presidente Nicolás Maduro, se han instalado 72 puntos en distintas ciudades del país que permiten la entrega de las armas de manera voluntaria y confidencial.

Como incentivo para este programa, el Gobierno ofreció becas universitarias de hasta cinco años, al igual que computadoras o herramientas de trabajo, para quienes entreguen un arma de fuego en alguno de los puntos.

Rodríguez Torres recordó que el plan tiene una duración de un año, en el que esperan, dijo, "recoger muchísimas armas de circulación" ya que supondría "una probabilidad menos de violencia, de muerte, de delito", sostuvo.

El Gobierno ha impulsado varios programas para luchar contra la violencia en Venezuela, que incluyen la reestructuración de cuerpos policiales, operativos de patrulla especial y el desarme de la población.

Maduro promulgó el pasado 15 junio un ley de desarme aprobada por la Asamblea Nacional (AN-Unicameral), a la que calificó como un instrumento fundamental para la "pacificación" del país, donde la violencia se cobra miles de vidas al año.

Según cifras oficiales, la violencia en Venezuela se cobró la vida de más de 11.000 personas el año pasado, número inferior a los 16.000 de 2012, aunque la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia asegura que los asesinatos fueron cerca de 25.000 a lo largo de 2013.