•   Hong Kong  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con un despliegue masivo y creciente, los millares de manifestantes pro democracia de Hong Kong mantenían ayer su desafío al Gobierno chino, al que reclaman mayores libertades políticas.

La campaña de desobediencia civil en curso desde hace semanas en la ex colonia británica se intensificó de forma espectacular este fin de semana, y se ha convertido en el episodio de violencia urbana más grave desde que el territorio fue devuelto a China en 1997.

Hasta altas horas de la noche del domingo, la policía lanzó numerosas salvas de gases lacrimógenos (87 en nueve puntos diferentes, según precisó) y gas pimienta para dispersar a los manifestantes, dando lugar a escenas de caos en las calles muy inusuales en Hong Kong.

Policía se retira

En un aparente gesto de apaciguamiento, el gobierno local anunció la retirada de la policía antidisturbios, y pidió a cambio a los manifestantes “que liberen las calles ocupadas lo antes posible, para dejar paso a los vehículos de emergencia y restablecer los servicios de transporte público”.

Sin embargo, con el paso de las horas, el número de manifestantes aumentaba en las calles, y en las últimas horas de la tarde de este lunes unos 20,000 de ellos estaban concentrados en el barrio de negocios de Admiralty, cerca de la sede del Gobierno.

Carta a Obama

Tras hacerse de noche, miles de manifestantes encendieron sus teléfonos celulares, iluminando el barrio de negocios en un ambiente de fiesta.

Un texto publicado en la web de la Casa Blanca lleva recogidas más de 185,000 firmas para que Barack Obama haga presión sobre Pekín y “evitar una segunda masacre de Tiananmen” en Hong Kong.

El texto fue publicado en el servicio de peticiones al presidente que aloja la web de la Casa Blanca.