•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos diagnosticó su primer caso de contaminación con el virus del Ébola, de un hombre contaminado en Liberia y que viajó a Texas, informó el martes una fuente del sistema de salud estadounidense a la AFP.

El paciente fue hospitalizado con síntomas que fueron confirmados como un caso de virus del Ébola, dijo un portavoz del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, CDC, de Estados Unidos.

"Hasta donde sabemos, es el primer paciente diagnosticado fuera de África", dijo Tom Frieden, director del CDC, agregando que hay "cero riesgo" de que el mal se haya propagado en el avión.

Poco antes, el Hospital Presbiteriano de Dallas informó que había situado en estricto aislamiento a una persona con base en "síntomas y un historial reciente de viajes".

Se trata del primer paciente en ser diagnosticado con ébola en Estados Unidos, aunque un grupo de trabajadores estadounidenses de salud que habían sido infectados en África occidental y repatriados para tratamiento, se han recuperado.

La epidemia de ébola, la mayor hasta ahora vista, ya provocó la muerte de unas 3.091 personas en países africanos, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Síntomas

La fiebre hemorrágica causa un amplio espectro de síntomas, incluyendo elevadas temperaturas, vómitos, diarrea y hemorragias.

Se disemina mediante el contacto con fluidos corporales de personas ya contaminadas que ya esté mostrando los síntomas, o al tocar el cuerpo de una persona muerta por ébola.

La primera víctima identificada de esta nueva epidemia de ébola es un niño de dos años de edad, quien resultó contaminado en Guinea en diciembre del año pasado.

Los expertos aún no han podido determinar cómo ese niño contrajo el virus, aunque la publicación New England Journal of Medicine reportó que pudo haber mantenido contacto con un murciélago contaminado, que son huéspedes naturales del virus del Ébola.

Desde entonces la epidemia se ha expandido rápidamente, afectando a Sierra Leona, Liberia y Guinea, provocando el colapso de los sistemas de salud en esos países.

Hace apenas una semana, el mismo CDC alertó que la epidemia podría alcanzar 1,4 millón de personas para enero próximo, a menos que se aumenten drásticamente los recursos para el control de la epidemia.

Estados Unidos ya ha tratado exitosamente a dos pacientes, los médicos Kent Brantly y Rick Sacra, quienes resultaron contaminados con el virus en África.