Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Lima / AFP
México, Chile y Perú todavía están lejos de lograr un frente común sobre la eventual zona de libre comercio entre los miembros de APEC, foro que agrupa más del 50% de la economía mundial, un tema que adquirió relevancia en Lima con la oficialización de que Estados Unidos se sumará al denominado P4.

México, una de las dos economías más grandes de América Latina, ha dado más impulso al Arco Pacífico, una iniciativa orientada a ampliar la cooperación económica y el diálogo político entre sus integrantes (Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú y México).

Durante una reunión en Lima entre los presidentes de México y Perú, Felipe Calderón y Alan García, respectivamente, el primero subrayó “la importancia de que se trabaje de manera conjunta para hacer de ese foro (el Arco Pacífico) un canal sólido donde converjan las distintas propuestas latinoamericanas”.

Sobre las inquietudes de integración al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), México prefiere analizar con “cuidado” las implicaciones de una zona de libre comercio de la región Asia-Pacífico, dijo a la AFP, Roberto Zapata, Director General de Negociaciones Multilaterales y Regionales de la Secretaría de Economía.

El P4 está integrado desde 2006 por Chile, Nueva Zelanda, Singapur y Brunei, y durante la cita de APEC en Lima se oficializó la intención de adherir a Estados Unidos, Australia y Perú, perfilándose como una de las bases de las que se podría partir para crear la zona de libre comercio entre las 21 economías que conforman el foro.

Sin embargo, “algunos dicen ‘esto (una zona de libre comercio en APEC) no tendría que negociarse aquí porque no cuenta con los mecanismos vinculatorios para una negociación; APEC es un foro exclusivamente de cooperación’”, añadió. “México, con doce tratados comerciales firmados con 44 países, está haciendo ‘una evaluación cuidadosa’ de su eventual adhesión al P7”, dijo Zapata.

México quiere analizar internamente el acuerdo
“Tiene que ver con un debate interno de México sobre los beneficios de este acuerdo y de las nuevas iniciativas de libre comercio a negociarse. Estamos evaluando desde un punto de vista económico las implicaciones que tendría para México adherirse a uno u otro esquema”, añadió.

El gobierno mexicano tiene “prioridades que pasan por tener las consultas apropiadas con el sector privado y generar los consensos necesarios al interior de México para poder avanzar en estas iniciativas”, prosiguió.

Una zona de libre comercio entre los miembros de la APEC generaría una cascada de implicaciones “que todavía no tenemos claras”, insistió Zapata.

“Si hablamos de caminar hacia un acuerdo de libre comercio regional como un objetivo de largo plazo en un foro que no es de negociación, una de las primeras preguntas que debemos plantearnos es: ¿qué implicaciones tendría eso para APEC?”, se cuestionó Zapata.

Otra de las preguntas que tendrían que ser planteadas es si se puede tener un acuerdo regional “por medio de otros vehículos, por ejemplo el P4, hoy P7, el esquema de integración de la asociación de naciones del sudeste asiático, o como el TLCAN (México, EU, Canadá)”, prosiguió.