AP
  •   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |

Líderes de las economías del Asia-Pacífico, que generan casi el 60% de la producción mundial, expresaron el domingo su convencimiento de que pueden superar la actual crisis financiera global en 18 meses.

Este es el pronunciamiento más específico sobre una fecha probable para terminar con la crisis que está generando desastres en los sistemas financieros del mundo, especialmente de las naciones ricas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) había calculado genéricamente que la crisis duraría hasta la segunda mitad de 2010, luego de un año de recesión económica internacional en 2009, en que las economías desarrolladas apenas crecerían un 0,1%.

El próximo año todo el crecimiento mundial de 2,2% dependería de los mercados emergentes, que tendrán un indicador del 5,0%, según el FMI.

Los dirigentes de los 21 miembros del Foro para la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) dijeron que individualmente han adoptado ya "acciones extraordinarias" para fortalecer sus economías.

"Estamos convencidos de que podemos superar esta crisis en un periodo de 18 meses", afirmaron en una declaración parcial emitida poco antes de la conclusión de su cumbre de dos días en Lima.

Los gobernantes habían dicho ya el sábado que sus ministros se reunirán en Ginebra el próximo mes para concluir detalles que pudieran poner en movimiento otra vez las conversaciones de la ronda Doha, declaradas formalmente un fracaso en julio.

La ronda se encamina a crear nuevas reglas de juego para el comercio mundial de bienes industriales, agrícolas y de servicios.

En la cumbre participan Estados Unidos, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Corea del Sur, Chile, China, Filipinas, Hong Kong, Indonesia, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Perú, Rusia, Singapur, Taiwan, Tailandia y Vietnam.

El encuentro de APEC se realizó una semana después de otra del G-20 en Washington, en la que el presidente estadounidense emitió como paso inicial para resolver la crisis un plan de acción que se basa en el rechazo a medidas proteccionistas y exceso de regulaciones del capital y deseo de revivir Doha.

Pero, los países del G-20 --nueve de los cuales son miembros de APEC-- no pudieron señalar un plazo para terminar con la crisis y acordaron volver a reunirse en marzo, en lugar aún por determinarse, para evaluar las acciones tomadas de emergencia y la tendencia potencialmente más clara que pudiera tener la crisis.

En Washington, los gobernantes --de naciones ricas y las más ricas entre los pobres-- acordaron también una reorganización de las instituciones financieras internacionales como el FMI y Banco Mundial para dar a economías emergentes como China, India y Brasil un mayor peso en los temas financieros mundiales.