•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Centroamérica requiere de apoyo internacional para combatir el narcotráfico y la violencia, según el embajador de la Unión Europea (UE) en Honduras, Ketil Karlsen, quien asegura que “no hay soluciones fáciles ni mágicas” para enfrentar esos flagelos que afectan el desarrollo de los ciudadanos.

El tráfico de drogas en los países centroamericanos “es parte de un problema internacional mucho más amplio y que tiene que tener una solución internacional”, explicó Karlsen a EFE en una entrevista en Tegucigalpa.

El diplomático advirtió que “no hay soluciones fáciles ni mágicas» para enfrentar la lucha que libran los cárteles de las drogas, el crimen organizado y la violencia que afecta a la región, cuyo fin requiere “cambios estructurales” en los países.

“No hay solución fácil para un problema tan significativo como lo es la inseguridad humana que existe en varios países de Centroamérica, es un problema que afecta el desarrollo sostenible, el bienestar de cada ciudadano y aleja la posibilidad de atraer inversiones”, destacó.

Responsabilidad compartida

Karlsen reconoció que la lucha contra el narcotráfico es una “responsabilidad compartida” y aseguró que la UE continuará apoyando las políticas de este tipo implementadas por Centroamérica.

“Es una responsabilidad compartida internacionalmente (porque) también hay demanda de droga en Europa, aunque lo que pasa por Honduras por lo general va hacia el norte y no tanto a Europa”, señaló.

Además enfatizó que la lucha contra la inseguridad en la región “tiene respuestas nacionales pero solamente vamos a ser eficientes si a nivel regional trabajamos juntos”.

La falta de empleo formal y la pérdida de identidad entre los jóvenes ha contribuido a aumentar la violencia en Centroamérica, principalmente en Honduras, Guatemala y El Salvador, señaló.

“Tenemos que encontrar soluciones y alternativas sociales para la situación, ya que si no damos alternativas (a los pobres) ellos buscan sus alternativas y eso contribuye a tener la situación actual”, subrayó.

Para la UE “es vital” que los gobiernos centroamericanos orienten sus políticas de seguridad también a la promoción de la prevención del delito y a garantizar el respeto de los derechos humanos, enfatizó Karlsen.

También deben fortalecer, con apoyo de la sociedad civil, el sistema judicial, ya que si este “no responde a los casos y hay impunidad, es demasiado fácil continuar el crimen organizado”, añadió.

 

900 millones de euros aporta cada seis años la UE a Centroamérica en materia de cooperación.

 

41 homicidios por cada 100 mil habitantes ocurren en la región.

 

El reto para garantizar el respeto a los derechos humanos

justicia • El diplomático de la Unión Europea (UE) en Honduras, Ketil Karlsen señaló que Centroamérica también enfrenta “retos significativos” para garantizar el respeto a los derechos humanos.

“Hay grupos vulnerables que tienen dificultades, defensores que no tienen las condiciones necesarias, hay minorías religiosas y sexuales que no tienen la libertad para vivir con sus derechos tan ampliamente como quisiéramos” en Centroamérica, resaltó.

Además, señaló que la UE apoya a las instituciones centroamericanas a garantizar el respeto de los derechos humanos a través del diseño y ejecución de leyes.

“Queremos seguir construyendo sociedades más justas, inclusivas y respetuosas de los derechos humanos”, enfatizó el diplomático europeo, quien anunció que funcionarios de la UE y de Centroamérica conversarán en Honduras entre los próximos días 16 y 17 sobre la seguridad ciudadana y los derechos humanos.