•   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El poderoso tifón Vongfong azotó hoy con fuerza el sur y centro de Japón y de momento hay un desaparecido y 68 heridos en quince provincias del país, informaron las autoridades niponas.

El súper tifón, que avanza a 50 kilómetros por hora, tocó tierra en la prefectura de Kagoshima, isla de Kyushu, hacia las 08:30 hora local (23:30 GMT del domingo), según la Agencia de Meteorología de Japón, que advirtió de lluvias torrenciales, inundaciones y corrimientos de tierra, durante toda la jornada.

Los accidentes producidos por los vientos de más de 100 kilómetros por hora, las fuertes lluvias y las olas de más de ocho metros dejaron al menos 68 heridos en quince provincias del país.

Un ciudadano chino permanece desaparecido después de que fuera arrastrado el domingo por la tarde por las olas junto a otras dos personas, que ya han sido recatadas, en un puerto del centro de Japón.


600 vuelos cancelados


Más de 600 vuelos fueron cancelados hasta las 18:00 hora local (09:00 GMT) principalmente en aeropuertos del sur del país mientras que algunas líneas de tren fueron también suspendidas, informó la cadena pública NHK que ha dedicado hoy toda su programación de manera ininterrumpida al paso del tifón Vongfong.

La accidentada central nuclear de Fukushima, situada en el norte de Japón, anunció hoy que ha activado varios protocolos de seguridad ante la llegada el martes del tifón.

La operadora Tokyo Electric Power (TEPCO) informó de que ha instalado canalones en la parte superior de los tanques que acumulan el agua contaminada y ha blindado y aumentado la altura de los diques para evitar los desbordamientos causados por la lluvias.

Además, aseguró que de manera preventiva empleará trabajadores para patrullar las instalaciones en todo momento y así evitar que se produzcan desbordamientos y que se incremente la enorme cantidad de agua contaminada que se acumula en los sótanos, uno de los principales problemas que afronta la planta.


Plantas de automóviles suspenden operaciones


Por su parte, el fabricante de automóviles Mitsubishi Motors anunció la suspensión de las operaciones de cuatros de sus plantas en Japón para proteger la seguridad de los trabajadores ante el azote del tifón.

La medida afectó a los turnos de noche de las fábricas situadas al oeste del país y sus operaciones se reanudarán el martes por la mañana dependiendo de la situación y el impacto del Vongfong.

El tifón, el décimo noveno de la temporada en el Pacífico, afectó de lleno durante todo el día a la isla de Kyushu, y durante la tarde se posicionó sobre el centro del país, incluida la ciudad de Osaka, la tercera más poblada del país.

Se prevé que el Vongfong, que podría ser el tifón más fuerte que golpea Japón este año, llegue a Tokio durante la madrugada.

Las autoridades locales han activado los avisos de evacuación para más de 900,000 personas en trece provincias afectadas, mientras que casi 5,000 viviendas en dos provincias limítrofes de la capital sufren cortes de luz.

Además, miles de colegios del centro y norte del país anunciaron hoy que retrasarán el martes la hora de entrada para evitar que coincida con el azote del tifón.

Vongfong llega apenas una semana después de que el tifón Phanfone azotara con fuerza buena parte del archipiélago japonés y ocasionara 9 muertos y tres desaparecidos.