•   Gaza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, entró hoy por primera vez en dos años en Gaza, donde vio la magnitud de la devastación causada por Israel, en la misma jornada en que llegó el primer envío de materiales para iniciar la reconstrucción de la Franja.

El diplomático atravesó el paso fronterizo de Eretz, que separa Israel de Gaza, en un convoy de la ONU y se dirigió acto seguido a la zona norte de la Franja, una de las más castigadas por la operación israelí de julio y agosto pasados, que dejó más de 2,100 palestinos muertos en el enclave.

Una vez allí visitó algunas áreas arrasadas antes de dirigirse a la sede del Gobierno de reconciliación nacional palestino, donde se entrevistó con ministros del Ejecutivo a los que transmitió su solidaridad y el apoyo de la comunidad internacional.

SOLIDARIDAD MUNDIAL

“La destrucción que he visto aquí es indescriptible. Hay mucho más daño que el que presencié en 2009 inmediatamente después de la violencia de ese momento”, afirmó el diplomático surcoreano tras el encuentro.

“La comunidad internacional ha mostrado una fuerte solidaridad y apoyo al pueblo de Palestina, en particular para la reconstrucción de Gaza, al movilizar 5,400 millones de dólares”, dijo durante su discurso, en el que alabó la creación de un “histórico” Gobierno de consenso nacional.

En esta línea, consideró que la reconciliación entre las fuerzas de Hamás y Fatah tras siete años de división bajo la forma del Gobierno de reconciliación nacional debería facilitar la implementación de las labores del Ejecutivo en la Franja.

Destacó que también ayudarán a que el Gobierno cumpla con sus funciones el acuerdo alcanzado con Israel y con la ONU para establecer un mecanismo de supervisión a la entrada de materiales de construcción en la Franja, y el control de la Autoridad Palestina sobre los pasos fronterizos.

Casi al término de su intervención, Ban Ki-moon recordó de nuevo, como ya hiciera ayer durante sus visitas a Ramala y Jerusalén, que “no hay esperanza para una estabilidad a largo plazo en Gaza sin abordar las causas subyacentes del conflicto”.