•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Estados Unidos afirmó ayer que la progresión del grupo Estado Islámico, EI, en la ciudad kurdosiria de Kobane ha sido frenada gracias a 21 bombardeos en 48 horas, mientras que en Washington se celebró una reunión de la coalición antiyihadista.

Dos meses después del inicio de los ataques en Irak y tres semanas luego de que empezaran los bombardeos aéreos en Siria, la Casa Blanca aseguró que la estrategia global contra el EI “funciona” y recordó que es “un esfuerzo a largo plazo”.

El EI ocupa la mitad de Kobane, en la frontera con Turquía, escenario desde hace días de una lucha feroz y clave para los kurdos, que quieren preservar su autonomía de combate en Siria.

“Los intensos bombardeos contra objetivos precisos del EI han obstaculizado el avance yihadista”, aseguró el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, Rami Abdel Rahman, que señaló que prosiguen violentos combates en el centro de la ciudad.

Los kurdos han conseguido, desde sus posiciones en el este, norte y parte del centro de la ciudad, conquistar una colina en el oeste donde dejó de ondear la bandera negra del EI, constató la AFP desde el lado turco de la frontera.

YIHADISTAS AÚN FUERTES

No obstante, en Irak, el grupo extremista sunita también se extiende en el oeste del país donde está cerca de conquistar la provincia de Al Anbar.

“El 85% de Al Anbar está bajo control del EI”, explicó el número dos del consejo provincial, Faleh Al Issawi.

Los soldados iraquíes abandonaron su campamento cerca de Hit, uno de los últimos bastiones del gobierno en Al Anbar, ahora en manos de los yihadistas.

También se está estrechando el cerco sobre Ramadi, capital de la región donde los yihadistas ya controlan barrios enteros.

“Si la situación sigue avanzando en la misma dirección, sin intervención de las fuerzas terrestres extranjeras en los próximos 10 días, la próxima batalla se librará a las puertas de Bagdad”, alertó Al Issawi.

“Seguimos de cerca los combates en la provincia iraquí de Al Anbar y estamos muy preocupados por la situación en la ciudad siria de Kobane y en sus suburbios. Esto ilustra la amenaza que presenta el EI para Irak y Siria, declaró Obama, subrayando que los bombardeos aéreos continúan en ambas regiones.

“Estamos unidos tras nuestro objetivo: debilitar y destruir al EI”, declaró Obama, reafirmando sin embargo que se trata de una campaña a largo plazo, durante la cual habrá inevitablemente “reveses”.

Obama dijo que ha habido “importantes éxitos” en la campaña contra los militantes yihadistas, citando la reconquista de la estratégica ciudad de Mosul, en Irak.

 

“Hemos coincidido en el hecho de que el Estado Islámico no tiene sitio en el siglo XXI”.