•  |
  •  |
  • END

Las autoridades hondureñas aún no dan información sobre el asesinato del vicepresidente del Congreso Nacional, Mario Fernando Hernández, y del abogado Marco Aurelio Collier, quienes fueron perseguidos y acribillados por varios sujetos enmascarados en el barrio Cabañas, de San Pedro Sula, este sábado pasado; sin embargo, algunos miembros del Partido Liberal consideran que fue un crimen político.

De acuerdo con la información, Hernández y Collier se dirigían a una actividad política de su partido, cuando cinco sicarios que se movilizaban enmascarados en auto Toyota Corolla, color vino, los persiguieron por las calles del barrio Cabañas, de San Pedro Sula.

Horas antes, Hernández y Collier se habían reunido en la casa de este último, y fue allí donde el diputado cambió de auto, y prefirió ir en el carro de Collier, una camioneta Mitsubishi gris.

Los hombres almorzaron en un restaurante de la ciudad y después partieron hacia el barrio Cabañas para participar en una caminata de miembros de su partido, pues Mario Fernando aspiraba a reelegirse como diputado al Congreso por Cortés, en el movimiento que lidera el presidente del Poder Legislativo, Roberto Micheletti.

“El diputado Mario Fernando Hernández y Marco Collier murieron, y otro activista resultó herido, cuando iban saliendo de una brigada médica de la escuela Luis Landa. Fueron atacados a tiros por unos encapuchados”, afirmó la portavoz de la Policía Fany Aguilera.

La persecución comenzó en la 13 calle y 13 avenida del populoso barrio, y al doblar en la 14 calle, hacia el este, iniciaron los disparos. Los casquillos quedaron regados en toda la cuadra, incluso perforaron la parte frontal de un templo evangélico.

Ráfaga que le quitó la vida
A mitad de la cuadra, entre 12 y 13 avenidas, sobre la 14 calle, los delincuentes dieron alcance al vehículo y acribillaron primero al conductor, Collier; el abogado perdió el control, se subió a un bordillo y se estrelló en un arbusto de limonario donde finalmente se detuvo el automóvil.

En ese momento, según testigos, Hernández salió del auto intentando huir, pero fue interceptado por uno de los enmascarados que le disparó de cerca varios balazos que le traspasaron el tórax, cercenándole órganos vitales, lo cual le ocasionó la muerte al instante. Otro acompañante logró sobrevivir y se recupera de heridas leves en una clínica privada.

Muy cerca se encontraban activistas y dirigentes de la corriente Michelettista, a la que pertenecían las víctimas, quienes al llegar al sitio tipificaron el hecho como un crimen político, sin embargo, agentes de la Policía se abstuvieron de dar declaraciones sobre los probables móviles del asesinato.

Los cuerpos de ambos dirigentes fueron trasladados a la Morgue Forense para realizar la autopsia. Ésta será la base inicial de toda la investigación que sobrevendrá para dar con la verdad en este crimen de consecuencias imprevisibles, dijeron miembros de la corriente a la que pertenecía el vicepresidente del Congreso.

A la escena del crimen llegaron parientes del diputado Hernández, la esposa del abogado Collier y centenares de curiosos que trataban de acercarse al sitio donde se encontraban los cuerpos de ambos dirigentes, ante la vigilancia extrema de la Policía, que acordonó toda la cuadra para impedir que se contaminara la escena del crimen.

Al menos treinta balas de armas de grueso calibre quedaron esparcidas en el pavimento en ambos lados de la cuadra. Los vecinos escucharon tres ráfagas continuas, en tanto una habitante de la zona comentó que Hernández intentó hablar con uno de los enmascarados, pero el delincuente sin mediar palabra lo acribilló.

Piden investigar
El presidente Manuel Zelaya se encontraba en República Dominicana y se solidarizó con la familia del diputado, afirmando que hoy llega al país y pedirá un informe sobre el suceso al ministro de Seguridad, Jorge Rodas Gamero. Zelaya lamentó la muerte de ambos ciudadanos y afirmó que el crimen entristece profundamente a la familia liberal.

El comisario Adonay Rivera Sauceda afirmó que han recibido órdenes del alto mando de poner todos los recursos policiales y de investigación para dar con los autores intelectuales y materiales del crimen lo más pronto posible.

Mario Fernando Hernández, como diputado y vicepresidente alterno en el Congreso Nacional, integraba las comisiones de Industria y Comercio como secretario; era miembro de la Comisión de Paz y Democracia y secretario de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico.

Hernández aspiraba a reelegirse el próximo domingo como diputado, y en consecuencia planteaba en su agenda política temas relacionados con el ambiente, presupuesto, vivienda, salud, política energética, asuntos político-electorales, agrarios y turismo.