elnuevodiario.com.ni
  •   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía brasileña anunció hoy que arrestó al asesino confeso de 8 mujeres, que también es sospechoso de haber cometido otros 31 homicidios en la ciudad de Goiania, capital del estado de Goiás (centro).

El sospechoso, identificado como Thiago Henrique Gomes da Rocha, un vigilante de seguridad de 26 años, fue arrestado el martes en su domicilio en el barrio Conjunto Vera Cruz, donde la Policía decomisó un revólver calibre 38.

La Policía "no descarta" que Gomes da Rocha sea el responsable de 39 crímenes cometidos en la región metropolitana de Goiania en los últimos meses que están siendo investigados por un operativo especial en el que participan 16 comisarios, según dijo a Efe un portavoz de la Policía Civil de Goiás.

Todos los crímenes investigados por el operativo siguieron el mismo patrón: un hombre en motocicleta vestido de negro y con un casco del mismo color, pasa por la calle, anuncia un atraco y dispara a sus víctimas.

Los primeros casos en los que se investiga la posible responsabilidad de Da Rocha fueron la muerte de varios mendigos y homosexuales en la calle ocurridos el año pasado.

La Policía también investiga el asesinato a tiros de 15 mujeres, en su mayoría jóvenes, de las que Da Rocha ha asumido haber matado a 8.

La primera mujer muerta en Goiania fue una ama de casa, tiroteada el pasado febrero, y la última, una joven de 14 años que fue abatida a tiros en una parada de autobús urbano a comienzos de agosto.

El director general de Policía Civil de Goiás, João Gorksi, dijo en una rueda de prensa que cree que Da Rocha es un "asesino en serie".

"Al principio mataba aleatoriamente y al fin estableció un patrón", afirmó Gorksi, en alusión al 'modus operandi' que se repitió en los asesinatos de mujeres.

La investigación continúa abierta y la Policía todavía no atribuye a Da Rocha todos los asesinatos, aunque no descarta su responsabilidad en ellos.

Da Rocha fue arrestado el año pasado por robar una matrícula de motocicleta en el estacionamiento de un centro comercial.

La Policía sospecha que cambiaba las matrículas frecuentemente para evitar ser identificado.

El supuesto asesino "hacía vida normal" y estaba comprometido con una mujer, aseguró a Efe un portavoz de la Policía.