•   California  |
  •  |
  •  |
  • EFE

“No juegues conmigo, tengo ébola” fueron las palabras que pronunció un pasajero de un autobús en Los Ángeles, EE.UU., que provocaron el desalojo del vehículo y la puesta en cuarentena de su conductor, según informaron medios locales.

La Policía federal trata de identificar al sujeto que se subió en la tarde del lunes a un autobús de la línea 33 con la cara cubierta con una careta y, tras proclamar que tenía ébola, tiró su máscara al suelo y salió corriendo del vehículo, informó el diario Los Ángeles Times.

Al individuo, que iba acompañado por una mujer, se le considera como “una posible amenaza terrorista” por el miedo que desató entre los pasajeros, según declaraciones del portavoz del sistema de transporte metropolitano, Marc Littman, recogidas por el diario.

Para determinar la identidad del pasajero enmascarado, los oficiales trabajan con las autoridades de tránsito del condado de Los Ángeles con el fin de revisar las imágenes del interior del autobús que grabaron las cámaras de vigilancia.

NUEVO CONTAGIO

Mientras esto ocurría en California, las autoridades de Dallas, Texas, admitieron ayer que es probable que aparezcan más enfermos de ébola tras confirmarse el contagio de otra enfermera que atendió a Thomas Eric Duncan, el primer caso diagnosticado en Estados Unidos y que falleció hace una semana.

La nueva contagiada es Amber Joy Vinson, de 29 años, quien permanece internada en el Hospital Presbiteriano de Dallas, pero será trasladada al Hospital Emory de Atlanta, donde ya fueron atendidos con éxito dos personas con esta enfermedad, informó el director del los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, CDC, Thomas Frieden.

La nueva enfermera contagiada había tomado un vuelo desde Cleveland, lo que ha generado alarma por posibles nuevos contagios entre otros pasajeros del vuelo 1143 de Frontier Airlines.

A pesar de que Frieden aseguró que es muy bajo el riesgo de contagio a otros pasajeros en ese vuelo, consideró que la enfermera no debió haber subido a ese avión y anticipó que en el futuro las personas que estén siendo vigiladas ante un posible contagio de ébola, no podrán tomar vuelos comerciales.

TERCER CASO EN ATLANTA

En el Hospital Universitario de Emory, fueron tratados el doctor Kent Brantly y la enfermera Nancy Writebol, que fueron trasladados desde Liberia tras confirmarse que habían sido contagiados por la enfermedad y que recibieron el alta a finales de agosto pasado.

Un tercer paciente, que no ha sido identificado, permanece todavía en Emory bajo tratamiento por ébola desde hace poco más de un mes.

Obama exige respuesta más “agresiva” al ébola

DEMANDA• El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo ayer que es necesaria una respuesta “mucho más agresiva” a los casos de ébola en su país y alertó de que la enfermedad podría expandirse a nivel global, si el mundo no responde a la “brutal epidemia en África Occidental”.

“Vamos a supervisar de forma más agresiva exactamente qué ocurre en Dallas, y nos aseguraremos de que las lecciones aprendidas allí se transmitan a los hospitales y clínicas en todo el país”, señaló Obama.

Obama advirtió, además, de que “no puede perderse de vista la respuesta internacional, porque si el ébola se descontrola” en África Occidental, “se expandirá a nivel global”.

Ante el creciente miedo al contagio en Estados Unidos, Obama llamó a la calma al recordar que el ébola “no es una enfermedad que se transmita por el aire”, y que el contagio solo es posible cuando el paciente muestra síntomas.

“Yo mismo estreché las manos, abracé y besé a enfermeras del hospital de Emory (en Atlanta, donde se trató a dos enfermos de ébola). Ellas siguieron los protocolos y me sentí perfectamente seguro haciéndolo”, afirmó el mandatario.

 

“Se crearán equipos de élite de operaciones especiales (estilo SWAT), que en cuestión de horas llegarán a cualquier hospital del país donde se confirme un caso de ébola, para tomar las riendas de la situación”, dijo el presidente Barack Obama.