elnuevodiario.com.ni
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, activó hoy una línea telefónica a través de la cual los ciudadanos pueden informar a los organismos de seguridad acerca de las bandas criminales de las que tengan conocimiento y proporcionar datos sobre el asesinato del diputado chavista Robert Serra.

"Yo quiero dar a conocer un teléfono que forma parte de los sistemas que estamos activando, lo doy a conocer para que todos aquellos venezolanos y venezolanas que conocen a estas bandas criminales o que tienen informaciones sobre este caso de Robert Serra o sobre otros casos (...) puedan comunicarse", dijo.

El presidente hizo el anuncio durante una rueda de prensa que ofreció hoy para dar detalles sobre las investigaciones que se realizan para esclarecer el asesinato del diputado Robert Serra, el 1 de octubre pasado, junto a su asistente María Herrera.

"Estamos activando este teléfono, un 0-8000, se trata del 0-800-2863284 (...) a través de este número vamos a recibir información vital sobre todos estos temas, así que los autores intelectuales, a ustedes vamos a llegar, tengan la seguridad", dijo el gobernante que aseguró "absoluta confidencialidad" en la denuncia.

El presidente dijo que se trata de un "sistema de inteligencia popular, nacional y de protección especial de personalidades" pues existe "una amenaza" que ya se convirtió en realidad en el caso de Serra.

Durante la rueda de prensa, Maduro aseguró que al parlamentario lo asesinó un grupo conformado por ocho personas, dos de ellas de nacionalidad colombiana, que al igual que otros cuatro presuntos homicidas se encuentran prófugos, mientras hay dos detenidos.

Según los datos ofrecidos por el gobernante, un colombiano habría planificado el asesinato por orden de un supuesto paramilitar de Colombia que aún no ha sido identificado.

El presidente aseguró que meses antes del homicidio, también intentaron asesinar al vicepresidente del Área Social Héctor Rodríguez, en su residencia, "un francotirador", y que tres días después de la muerte de Serra, quisieron matar al presidente del Parlamento, el oficialista Diosdado Cabello.